canon_red

Ahora que se acercan las fechas de las comuniones, uno de los clásicos en cuestión de regalos es la cámara de fotos. Y curiosamente es de los pocos regalos de comunión que no han cambiado. Si el resto de aparatos electrónicos son realmente novedosos para gente de mi edad, la cámara de fotos ya era un clásico cuando yo era un tierno infante.

Y como suele sucedes, no son pocas las veces que algún padre, tío o padrino me pregunta que qué cámara le recomiendo para regalar a un futuro aficionado a la fotografía. Lógicamente casi todos ellos lo preguntan pensando en obtener la mejor relación calidad precio y a menudo pensando en el precio más bajo. Por lo tanto el consejo suele ir condicionado y casi dirigido hacia la recomendación de una compacta. Por precio pero también por tamaño y sencillez de uso.

Mi respuesta siempre es a la gallega. Es decir, contesto con un par de preguntas: ¿Cuánto se quiere gastar? y ¿Tienes algún motivo para pensar que al comulgante le gusta la fotografía? Esas dos respuesta marcarán radicalmente mi consejo de compra.

Elección por precio

Cuando el precio es lo más importante y se tiene claro que no se quiere pasar de una cifra reducida (80€, 120€…) mi consejo suele ser ir a por las ofertas. Es decir, si el criterio para la elección es el precio lo mejor es encontrar modelos que por estar siendo reemplazados o por motivos estratégicos, una tienda, un gran almacén o una web han decidido bajar el precio. A partir de ahí, marcas y modelos pasan a un segundo plano ya que esas ofertas consiguen que una cámara determinada compita de forma excepcional en la relación calidad/precio con los modelos con que habitualmente está igualada.

Elección por calidad

Sin embargo hay otro perfil de regalador que elige la cámara de fotos porque su hijo, sobrino o ahijado tiene ya cierta afición a la fotografía o porque se pretende iniciarle en ello. Para estas personas el consejo es bien distinto. Ahora si cobran importancia aspectos como la marca. Aunque en cámaras compactas no se van a poder intercambiar objetivos y en la mayoría ni siquiera podrán conectar un flash externo, la marca elegida puede determinar toda una vida comprando esa misma marca. Y es que si uno aprende a utilizar una Canon compacta, lo más sencillo es que a partir de ahí sus equipos más adelante sean de la misma marca ya que la curva de aprendizaje será mucho menos pronunciada.

Por eso es importante que esa marca se elija con ciertas consideraciones. La primera es saber si entre su familia (padres o hermanos) o amigos hay algún aficionado a la fotografía y que equipo tiene. Compartir accesorios es una de las mejores formas de comenzar sin hacer un gran desembolso y la compatibilidad entre cámaras de una misma marca es una buena forma de facilitarlo.

Dicho esto, tengo que decir que no tengo más predilección por una marca que por otra y que si no hay ningún condicionante como el de compratir accesorios con conocidos, cualquiera de ellas tiene modelos compactos de excelente relación calidad/precio.

Aspectos a cosiderar

Partiendo de esa casi igualdad entre marcas más provocada por gustos personales, hay ciertas cosas que yo tendría en cuenta si me encontrara en la situación de hacer un regalo así.

La capacidad de trabajar en automático y en manual. Si estamos pensando en que el niño de verdad se inicie en la fotografía no deberíamos renunciar al control manual de las funciones de la cámara. Si bien es cierto que para comenzar a hacer fotos y no desanimarse, los modos automáticos serán una gran ayuda, más delante el control manual será imprescindible.

La robustez. No todos los niños son igual de cuidadosos y aunque en cualquier caso la cámara tiene que servir para que aprendan a cuidar objetos frágiles, no está de más que la cámara sea robusta. En este aspecto los modelos pensados para deporte pueden ser una gran opción.

El zoom. Personalmente creo que este no debería ser un factor decisivo para la elección de un modelo u otro y es que aunque si hay grandes diferencias entre unas cámara y otras, normalmente las que tienen menos factor de ampliación suele ser porque tienen una apertura máxima mayor que en mi opinión es mucho más interesante.

Las compactas de gama alta

Además de todo esto hay que decir que en casi todas las marcas hay modelos de compactas de gama alta que incorporan sensores de calidad y tamaño superior y que son sin duda la mejor elección para quien quiera de verdad conseguir fotografías de buena calidad. Quizá están pensadas más para el aficionado adulto que no quiere renunciar a la calidad ni a la portabilidad. Eso si, en este segmento los precios comenzar a partir de 300€, precio por el cual ya se pueden adquirir buenos modelos de cámaras bridge y subiendo poco el presupuesto alguna réflex de gama baja.