Posiblemente delate mi edad el hecho de que cuando salió la versión 1.0 de Adobe Photoshop me pillara a los mandos de un Mac. Y teniendo en cuenta que en aquella época una de mis aficiones/trabajos era la aerografía destinada tanto a la ilustración como al retoque fotográfico no hará falta que diga que desde el principio me pareció una herramienta increíble. Durante todos estos años me he encontrado muchísimas veces con la recurrente discusión de «retoque si, o retoque no».

¿Qué es el retoque?

Lo primero que hay que hacer para opinar sobre si es legítimo o adecuado el uso del retoque es definir qué es retocar una foto. Hoy en día son muchos los fotógrafos aficionados y profesionales que ponen su límite en el retoque en no «añadir ni quitar nada que no estuviera allí en el momento de hacer la foto». Sinceramente me parece una descripción tan flexible que sencillamente es como no decir nada. Y voy a explicar por qué.

La fotografía consiste básicamente en poner un material sensible delante de una escena para capturarla. A partir de ahí, para mi, todo es retoque. Todo son herramientas que el fotógrafo utiliza para aportar su propia visión de la escena. Y eso es lo que la convierte en un arte y no simplemente una técnica o una ciencia. Cuantas veces vemos una foto espectacular de un lugar y nos damos cuenta de que hemos estado ahí, en ese mismo lugar y con la cámara y no hemos sido capaces de hacer más que una foto mediocre. Porque otro ha sido capaz de utilizar una lente distinta, un encuadre distinto, ha utilizado una velocidad de obturación distinta…

Hasta ahí todo el mundo dirá que eso no es retoque sino fotografía. Desde mi punto de vista utilizar un angular en lugar de un tele para transformar las realidad o simplemente para mostrarla de una forma concreta es tan retoque como utilizar un filtro tabaco para crear unos tonos cálidos en un paisaje. Y a nivel concursos ninguna de estas dos cosas son retoque.

La era digital

Lo complicado llega cuando nace la fotografía digital y entonces podemos añadir esos tonos tostados del filtro tabaco en una aplicación dentro de nuestro ordenador. Hay quien dice que lo considera retoque porque no estaba allí al hacer la foto. Y claro, como el filtro tabaco si estaba (lo pusimos nosotros) pues eso no es retoque. Para mi el filtro tabaco (o ponerlo allí) es añadir elementos de forma artificial para conseguir un resultado. Y me da igual si lo hago al hacer la foto o al procesarla. De hecho, los que comenzamos en esto de la fotografía con carretes, cubetas, ampliadoras y luz roja, ya teníamos técnicas de retoque en el procesado mucho antes de que naciera Photoshop. En aquella época ya jugaba a hacer exposiciones dobles para que una misma persona apareciera hablando con ella misma (tanto en cámara como en revelado) y también corregíamos zonas sobre expuestas o subexpuestas a base de tapar áreas durante la exposición al revelar.

 

Ligthroom 5

El motivo de escribir este artículo ahora es que cada nueva versión de aplicaciones de procesado de fotos incluye más herramientas que cada vez se asemejan más a las de Photoshop. Y no son pocos los usuarios de este tipo de aplicaciones que argumentan que procesar en Aperture o Lightroom no es retocar. Una de las nuevas herramientas de LR5 es el degradado circular. Con él, podemos aplicar correcciones de temperatura de color, luminosidad y hasta enfoque o desenfoque a una zona ovalada o a toda la foto menos la zona ovalada. Es lo mismo que antes hacía la herramienta de degradado lineal pero ahora con un degradado circular. Pues bien, creo que sólo con esta herramienta podemos hacer correcciones que no «añaden» ni «Quitan» nada que no estuviera allí pero que son sin duda retoques. Y es que aclarar una zona que no era clara u oscurecer una zona que no era oscura, es retocar. Nos guste o no. Igual que poner un filtro tabaco en donde el color no era color tabaco.

En el siguiente ejemplo se ve claramente lo que quiero decir.

La primera es la versión original. Sin retoque. La segunda no añade nada que no estuviera. Sólo oscurece algunas zonas. La realidad es que si añade algo. Añade una luz con forma de óvalo que originalmente no estaba. Y eso es retocar. Posiblemente en algunos concursos aceptarían esta foto pero en mi opinión en los que no acepten retoque no deberían aceptarla. Y como ella tantas otras en las que el retoque sólo ha sido sobreexponer o subexponer algunas zonas o cambiar la temperatura de color o miles de cosas que si están permitidas pero que nos guste o no SI SON RETOQUE.

Defendiendo el retoque

Todo esto y sólo para decir que en mi opinión el retoque es una herramienta más de expresión del fotógrafo y que debería ser siempre legítimo. Otra cosa son los concursos y la fotografía periodística. En estos casos creo que lo lógico sería que junto con la fotografía entregada se añadiese una copia sin procesado y que sea el propio jurado el que decida si el retoque es aceptable o no. Esto deja muy abierta la posibilidad del fraude, de los concursos amañados, de descalificar una foto por excesivo retoque y otra no y demás conflictos. Pero en el fondo el arte es así y a diferencia de las carreras de atletismo no hay una forma exacta de decidir quien es mejor.

En cualquier caso cada uno es dueño también de elegir a qué concursos se presenta.

@contracox