¿Qué objetivo me compro?

Una de las preguntas que más me hace la gente cuando tienen una cámara de fotos y quieren mejorar su equipo es: ¿Qué objetivo me compro?

La mayoría de usuarios de nivel de entrada, cuando compran su primera cámara réflex la compran con un objetivo de kit. No voy a decir que sea mala opci´pn ya que a menudo el precio del kit es muy inferior al del cuerpo más ese mismo objetivo. Si embargo cuando los usuarios comienzan a pedirle más a su sensor, se dan cuenta de que el objetivo no está a la altura del cuerpo. Me atreverías a decir que casi nunca ya que en algunos casos (muy contados) los fabricantes ofrecen kits con objetivos de nivel superior.

El objetivo de kit

A los pocos meses de comprar un kit, muchos usuarios se dan cuenta de que por un poco de dinero más podrían haber hecho una compra mucho mejor. Y no es que no hayan disfrutado de todas las fotos que han hecho hasta entonces sino que llega un momento en el que se quiere llegar más lejos. O bien en focal o bien en calidad. Y ese objetivo termina guardado en algún armario, ofrecido a precio ridículo en un foro de fotografía so sencillamente como muchos lo llaman: de pisapapeles.

Comparar objetivos con previsión

Mi consejo para quien puede permitírselo (y con muchísimo respeto para quien no puede o no quiere) es que no tiren el dinero con ese kit. Aunque la diferencia de precio del cuerpo al kit sea muy poca y al final estemos comprando el objetivo por 30 o 40€ (mucho menos de lo que vale si lo compramos suelto), lo cierto es que pagar 40€ por un pisapapeles o para tenerlo en un armario es algo caro. Por eso, si te planteas en serio hacer fotografías es mejor que inviertas un poco más y que tu primer objetivo tenga la calidad de tu máquina.

Pero este post lo que pretende es aconsejar a esos que ya han comprado su cámara con su objetivo de kit y ahora se plantean mejorar su equipo. Para todos ellos hay buenas noticias: hay muchas formas de mejorarlo sin desperdiciar el “kitero”.

Un tele

Normalmente los objetivos de kit son zooms cortos. Su focal suele andar en torno a 18-55 o similares. Con eso, y con un sensor APSc (y su factor de recorte) cubrimos desde angulares hasta focales medias. pero en seguida comenzamos a encontrar por la red fotografías de animales o retratos hechos con focales más largas que nos dan mucha envidia. Si es así, lo que podemos hacer es adquirir un teleobjetivo. Encontraremos en el mercado objetivos con calidad similar a nuestro objetivo de kit con focales del tipo 55-200 o 70-300 que resultarán más que suficientes para satisfacer nuestras primeras necesidades. Personalmente creo que antes de hacernos con un 70-200 2.8 para abarcar esas focales si deberíamos reemplazar el objetivo de kit. Es decir, no tiene mucho sentido tener un tele de alta gama y un zoom corto de baja calidad (salvo que nuestro estilo de fotografía así lo requiera como en el caso de la fotografía de naturaleza).

Un objetivo luminoso

Personalmente soy de los que a por el primer objetivo que voy es a por alguno luminoso. No, no te imagines un objetivo con luces ni nada así. Se llama objetivo luminoso o rápido a los que tienen mayores aperturas de diafragma. Estos objetivos permiten que entre más luz y por tanto disparar a velocidades mayores. De ahí sus nombres. Prácticamente todas las marcas tienen algún 50 f1.8 a precios asequibles y sin lugar a dudas te darán muchas alegrías tanto en situaciones de escasa luminosidad como en retratos con fondos desenfocados. Su tu presupuesto te lo permite, las alternativas con aperturas f1.4 suelen tener mejor calidad tanto de construcción como de las propias lentes.

 Un gran angular

Otra alternativa a la hora de mejorar nuestro equipo es comparar un gran angular. Si nuestro sensor es tamaño APSC el factor de recorte o de multiplicación será de aproximadamente un 1.6. Esto quiere decir que aunque el objetivo del kit sea un 18-55 en realidad se convierte en un 28-88 y eso ya no es un angular. Si lo nuestro son los paisajes posiblemente echemos de menos unos milímetros menos para conseguir abarcar de extremo a extremos de nuestra sierra favorita o de esa playa increíble. Aunque los angulares de los fabricantes de cámaras (Canon, Nikon, Sony, etc.) suelen ser bastante caros, en otras marcas (Tamron, Sigma, Tokina) encontraremos angulares algo más asequibles aunque de todas estas ampliaciones de equipo quizá el gran angular sea la mejor “barata”.

Un todoterreno

Un alternativa buena para ampliar equipo si nuestras pretensiones son del nivel del objetivo de kit es cambiarlo por un todo terreno. Se trata de objetivos que abarcan desde 18 hasta 200, 250 o incluso 270mm. La calidad de estos objetivos es suficientemente buena como para no ser un complemente o al objetivo de kit sino una alternativa. Es decir, si quitas el kitero y pones un todoterreno posiblemente nunca vuelvas a usar el itero. Por eso es recomendable pensar esto antes de comprar el kit. Con un todoterreno no tendremos la mejor nitidez, ni la mayor luminosidad pero tendremos prácticamente todas las focales que vayamos a necesitar. Existen todoterrenos con focales algo más cortas que, a cambio, nos darán algo más de calidad. Son también una buena alternativa.

 @contracox