La hiperfocal es una de esas expresiones que seguro que has escuchado cientos de veces. Y alguna te has quedado con las ganas de saber exactamente que narices es. Sobre todo, cuándo y cómo utilizarla. Para entender bien qué es la hiperfocal lo primero que tienes que tener bien claro es qué es la profundidad de campo.
La profundidad de campo es el espacio de delante y detrás del sujeto que quedará correctamente enfocado cuando lo enfocamos a él correctamente.

¿Qué es la hiperfocal?

La hiperfocal es la distancia a la que debemos enfocar para que la profundidad de campo se extienda hasta el horizonte. Imagina que vas a hacer una fotografía de paisaje. Unas montañas con un lago y una roca en en el medio. Lógicamente quieres que las montañas queden enfocadas. Para ello tienes que elegir el punto en el que vas a fijar el enfoque de tu cámara (sea automático o no). Ahora imagina que enfocas a las montañas. Como uno de los factores que afectan a la profundidad de campo es la distancia al sujeto y como las montañas están realmente lejos, nuestra profundidad de campo será bastante amplia. Esto quiere decir que casi toda nuestra foto quedará enfocada. Es probable que para hacer fotografía de paisaje no hayamos utilizado un objetivo con distancia focal larga. Eso también ayudará a conseguir mucha profundidad de campo. Sin embargo los objetos más cercanos si habrán quedado desenfocados.

Enfocando a la hiperfocal

Ahora imagina que supieras la distancia a la que tienes que enfocar (más cerca que las montañas) para que gracias a una gran profundidad de campo, la parte más alejada pero dentro de foco fueran esas montañas. Es decir, imagina una piedra grande en mitad del camino. Imagina que enfocas en ella y que como está bastante lejos, la profundidad de campo es alta. Y que gracias a esa gran profundidad de campo, las montañas quedan enfocadas.
Gracias a esa misma gran profundidad de campo, el espacio por delante de la piedra también quedará enfocado hasta una distancia mucho más cercana a ti. ¿Resultado? Una foto con muchas más partes correctamente enfocadas que si hubieras enfocado a las montañas.

¿Cómo calcular la hiperfocal?

La hiperfocal se calcula a base de matemáticas. Posiblemente cuando estás haciendo fotos no te apetezca ponerte a aplicar fórmulas ni hacer cálculos. Lo más recomendable es utilizar alguna de las tablas que encontrarás en internet o bien utilizar alguna aplicación para tu teléfono móvil. Bastará con introducir la distancia focal de tu objetivo y la apertura del diafragma que para encontrar la distancia a la que tienes que enfocar. A partir de ahí conseguirás la mayor parte posible de foto enfocada.