Procesar no es retocar

A raíz de una conversación que he tenido esta mañana a través de las redes sociales se me ha ocurrido escribir este post. Y es que me encanta encontrar gente que opina que la fotografía pura es no “manipular” la escena de como era. Es decir, que una vez tomada la foto, todo lo que sea edición es retoque. Independientemente de que a mi me parezca que el hecho de elegir un objetivo, una focal, una apertura, una velocidad de obturación o sencillamente un encuadre, ya supone dar un punto de vista subjetivo, en esta ocasión voy a utilizar otros argumentos para mi “defensa”.

Y es que SIEMPRE esos mismo defensores del purismo en la fotografía entran al trapo cuando les preguntas si disparan en RAW. ¡Claro! o ¡Siempre! Suele ser su respuesta. Y no es que yo vaya a defender el tirar en JPG (que ya lo haré en otra ocasión 😉 ) sino que sencillamente cuando tiramos en RAW dejamos de seleccionar otros muchos aspectos que cuando tiramos en JPG definimos en nuestra cámara.

El balance de blancos, la nitidez, reducción del ruido y otros muchos factores suponen un procesado en la cámara cuando tiramos en JPG mientras que cuando capturamos un RAW no los definimos previamente. Y eso nos da muchas ventajas (ya defenderé en otro post el disparar en RAW) pero presupone nuestra intervención al procesar el fichero. Es decir, no es cuestión de ser mejor o peor fotógrafo sino de hacer esos pequeños ajustes en el momento que se hacen cuando el formato elegido es el RAW. Ni más ni menos. Y no supone ninguna deshonra para el fotógrafo.

Os dejo un ejemplo de como un RAW sin procesar, sencillamente no tiene todo lo que nosotros y nuestras cámaras podemos dar.

En fin, es mi humilde opinión 😉

@contracox