Después de leer en un sitio y en otro lo buena que es la versión nueva de Lightroom a pesar de que son muy pocas las novedades y teniendo en cuenta que algunas de ellas no son más que retoques menores (por ejemplo las mejoras en creación de libros), llega el momento de analizar en la práctica las novedades realmente potentes. Y es que la idea de editar offline es realmente buena no sólo por la posibilidad de trabajar sin tener los originales disponibles. Hemos encontrado una utilidad para esta función que es realmente interesante. El trabajo colaborativo. Mediante la integración entre Lightroom y DropBox hemos podido compartir una librería de fotos de Lightroom cuyas imágenes ocupan más de 500Gb, de las cuales hacemos copias de seguridad en discos externos pero no en la nube. Esto quiere decir que ya no sólo no nos hará falta hacer copia de seguridad de la librería de Lightroom (tendremos una en cada equipo sincronizado más la posibilidad de restaurar ficheros desde DropBox) sino que al poder editar sin tener el original, podremos editar (revelar, etiquetar, etc) desde cualquier equipo atacando a la misma librería.

Todo esto es en la teoría. En la práctica os lo cuento en unos días. De cualquier forma, como lo recomendable al trabajar con una beta es no hacerlo con nuestras librerías de trabajo sino con alguna copia, hasta que no salga la versión definitiva no es recomendable hacer experimentos. Dejádnoslos a los «profesionales» o como se suele decir en la tele… Niños, no intentéis hacer esto en casa 😉

@contracox