Nunca borres tus fotos sin verlas (actualizado)

El post de hoy se basa entero en un consejo que a menudo doy a la gente que empieza en la fotografía: “Nunca borres tus fotos en la cámara”. No me refiero a que tengas que guardar tus fotos en la tarjeta para siempre sino que no es lo  más recomendable borrarlas basándonos en lo que vemos en la pantalla de nuestra cámara. Lógicamente si no s quedamos sin espacio y no hay otra alternativa tendremos que renunciar a algunas de ellas y en ese caso (y sólo en ese caso) recomiendo visualizarlas con cuidado y borrar aquellas que consideremos las peores. pero sólo en ese caso. Si nos queda espacio en la tarjeta ya tendremos tiempo después para borrarlas si de verdad o merecen.

Los motivos para no borrarlas en la cámara son varios:

No te fíes de lo que ves. Lo primero que debes tener en cuenta es que la pantalla de tu cámara no tiene capacidad de enseñarte realmente la calidad de la foto. Por mucho que hayan avanzado, en ese tamaño aunque utilicemos la ampliación para ver detalles, no conseguiremos apreciar realmente la foto real. Si disparas en RAW mucho más ya que lo que la cámara te muestra es una previsualización en JPG incrustada en ese RAW. Por lo tanto, es posible que tu cámara te esté engañando. Mostrándote las cosas como no son. Si en la pantalla ves zonas quemadas o subexpuestas, es muy probable que en el procesado puedas rescatar mucha información que en ese JPG nunca podrías ver.

salvar una foto oscura

Confía en el reencuadre. Es posible que la foto que has tomado no te parezca la mejor cuando la ves en la pantalla. No te preocupes. Es posible que con un ligero reencuadre se convierta en una foto mucho mejor. Ten en cuenta que la mayoría de cámaras actuales nos ofrecen una cantidad de megapíxeles suficiente como para poder reencuadrar y que el resultado todavía tenga un tamaño aceptable. Incluso, si el reencuadre que nos vemos obligados a hacer es demasiado extremo siempre podremos utilizar la foto en baja resolución para publicar en formatos electrónicos.

Juega con el balance de blancos

Cuando tomamos una foto el color de la luz que capturamos es crucial. Sin embargo no siempre lo hacemos correctamente o mejor dicho no siempre hemos elegido la mejor opción. Un ajuste de temperatura de color puede convertir una foto incorrecta en una correcta o una foto “normalita” en una foto preciosa.

Con un ajuste de color podemos realzar los tonos de una puesta de sol, arreglar un tono demasiado frío de una piel, mejorar los azules de un cielo y muchas cosas más.

corrección de balance de blancos

A las malas… blanco y negro

Te sorprenderás de la cantidad de veces que una fotografía que en color no te dice nada y al convertirla a escala de grises se convierte en una obra de arte. Antes de borrar una foto prueba a pasarla a blanco y negro pero no lo hagas de cualquier forma. Trabájalo. Prueba con distintas opciones. Intenta destacar lo que no conseguiste al hacer la foto. También puedes enmarcarla, añadir viñetas, crear efecto de grano, etc. Mil recursos del procesado que pueden “salvar” tu foto.

procesado en blanco y negro en lightroom

 Fotografía abstracta (fondos fotográficos)

Si una vez analizada bien la foto, ves que no hay por donde tomarla, que realmente no tiene posibilidades como obra de arte, planteate que siempre puede servir como fondo, como textura o como complemento de otras fotos. Te llevará tiempo encontrar el día que la puedes aprovechar pero si llega, te alegrarás de haberla guardado.

fondos y texturas

Para borrarla siempre hay tiempo

Es posible que tengas fotografías que no puedes aprovechar ni como textura, ni virandola a un color, ni en blanco y negro… Sencillamente fotografías que es mejor borrarlas. No te voy a decir que no las borres. Lo único que si creo importante es que no lo hagas desde la cámara porque en más de una ocasión estarás tirando algo que tenía más valor que lo que que tu pensabas al verla en la minipantalla de tu cámara.

Edito para añadir un ejemplo del primero de los motivos que hemos comentado.

El pasado mes de noviembre pasé el día en el Hayedo de Montejo. En un momento dado, hice una foto que por error quedó muy sobreexpuesta. Independiente de si la foto tiene valor o no, lo cierto es que en la pantalla de mi cámara la veía casi blanca del todo.

A continuación os dejo la foto tal como se tomó y una vez procesada. El procesado ha sido sólo bajar la exposición. Juzgar vosotros mismos si debía haberla tirado o no.

@contracox