Ahora que comienza el curso es probable que o tu o tus hijos (o algún amiguete) necesiteis fotografías de carnet. Aunque el precio de este tipo de fotos no es algo disparatado, lo cierto es que sumado al de los libros, uniformes, material escolar, etc puede ser una gotita más que contribuya a desequilibrar el presupuesto del mes de septiembre.

Si tienes una cámara y dominas Lightroom puedes ahorrarte una buena cantidad por cada hijo (o amiguete).

Hacer fotos de carnet

A la hora de hacer las fotos debes tener en cuenta que el fondo (habitualmente) es obligatorio que sea blanco. Busca un fondo blanco. Te servirá una pared (preferiblemente lisa) o una puerta. Coloca al sujeto a cierta distancia para evitar las sombras de éste sobre el fondo. En muchas ocasiones exigen blanco puro (por ejemplo en el DNI). Es decir, no puede tener nada de gris. Para ello es importante que la iluminación del fondo sea buena. Si el fondo está más oscuro que el sujeto de la foto, al exponer para conseguir fondo blanco, el sujeto quedará sobre expuesto.

Cuida las sombras. Tampoco son admisibles en muchos casos las fotografías en las que el sujeto presenta sombras en la cara. Si tienes un buen equipo de iluminación utilizalo pero si no es así puedes eliminar las sombras reflejando la luz con cartulinas blancas, un parasol metalizado de esos del coche o incluso con un buen trozo de papel de aluminio. El caso es que no haya sombras duras en la foto. Otra alternativa es utilizar la luz natural y subir el ISO. Lo normal es que tu cámara tenga más de 5 megapixeles y por lo tanto, al reducir el tamaño de la foto para reproducirla a tamaño carnet, el ruido no será un inconveniente.

Balance de blancos. Además de prestar atención a la iluminación para evitar las sombras también es conveniente que analices el color de la luz y apliques el ajuste correspondiente de WB. Así evitarás fotografías con tonos verdosos, amarillentos o azulados. Puedes corregir esto en el revelado pero cuanto mejor sea el original, mejor el resultado.

Ya en Lightroom

Una vez hecha la foto la importamos desde Lightroom y comienza el tratamiento. Lo primero que debemos hacer es encuadrar bien. Es posible que el encuadre que hayamos escogido al hacer la foto no sea el mejor. No importa. Siempre podemos ajustar en el procesado. En este caso tenemos incluso un interruptor blanco que no debe aparecer en la foto. No importa. Se puede eliminar. Conviene hacerlo antes de reencuadrar para tener una visión cómoda de todas las zonas que se pueden utilizar para eliminarlo. La herramienta de eliminación de manchas busca la zona más apropiada en función de lo que tengamos alrededor de la mancha.

Con la herramienta de eliminación de manchas, quitar el interruptor es tan sencillo como pintar sobre él. La elección de la zona aclonar que Lightroom realiza de forma automática ha resultado perfecta en este caso.

Una vez eliminados los defectos reencuadramos y ajustamos exposición y balance de blancos en caso de ser necesario. Si tenemos ya las medidas exactas de la fotografía, este es el mejor momento para introducirlas. En las opciones de la herramienta de reencuadre podemos asignar una proporción exacta. En este caso introducimos las proporciones exactas de las fotografías para el DNI (26X32mm).

Imprimir desde Lightroom

Lo primero que debemos hacer es ajustar página para elegir el tamaño de papel que vamos a utilizar. En nuestro caso vamos a imprimir en una impresora que tiene bandeja de papel fotográfico tamaño 10×15 cm. A partir de ahí veremos cuantas fotos nos caben en cada impresión.

Imprimir desde Lightroom es un proceso sencillo si se conocen bien los tipos de plantillas de impresión.

Una única imagen/hoja de contactos. La primera opción en los estilos de composición está pensada para imprimir cuadrículas. Los cuadros de imagen se crean de forma automática a partir de filas y columnas. El resultado es que todas las fotografías tendrán el mismo tamaño exacto. Esta opción es la ideal tanto para hacer sólo fotografías de carnet como para hacer hojas de contactos. Si necesitamos fotografías de distintas personas debemos seleccionarlas todas en la tira de imágenes (parte inferior de la interfaz de Lightroom). Si queremos hacer muchas copias de la misma persona seleccionamos la opción «repetir una fotografía por página».

Conjunto de imágenes. La segunda opción en estilos de composición es la de conjunto de imágenes. En esta opción no es necesario seleccionar que se repita la misma imagen en todas las cajas ya que es la opción por defecto. Aquí podemos hacer cajas de distintos tamaños y proporciones y en todas ellas aparecerá la misma foto. Podemos controlar el tamaño exacto de cada caja con los manejadores de tamaño. El botón de «rotar para encajar» hará que automáticamente se giren las fotos para ajustarse lo mejor posible a las proporciones de cada caja de imagen.

varias copias lightroom

Conjunto a medida. Por último, la opción de Conjunto a medida nos permite crear tantas cajas de imagen como queramos y asignar a cada una de ellas la fotografía que queramos. Así podemos imprimir fotografías de distintos tamaños y de distintas personas.

a medida lightroom

Recortar

Una vez impresas nuestras fotografías podemos recortarlas de la forma más cómoda con una troqueladora específica para ello. Es sin duda la forma más recomendable de hacerlo.

@contracox