Tags

Related Posts

Share This

¿Fotografía en BN con tu cámara?

Casi todas las cámaras tienen entre sus modos de disparo predefinidos el modo blanco y negro. Con él podemos hacer fotos parecidas a las que se hacían en fotografía química utilizando carretes específicos para ello. Posiblemente muchos de nuestros lectores no hayan legado a utilizar cámaras de carrete pero era una experiencia realmente gratificante. Con distintos tipos de película o de revelado se conseguían distintos resultados. Más contrastados, más grano, filtros de color, etc. Posiblemente hablar de los recuerdos de revelar en el cuarto de baño de casa de mi madre, tapando la ventana con una manta roja y estropeando alguna cosilla con los ácidos del revelado suene a película antigua y delate mi edad pero no he podido evitarlo 😉

Hoy en día los sensores digitales están pensados para capturar fotografías en color y aunque dentro de la cámara podemos hacer un proceso automático de conversión a blanco y negro desde aquí recomendamos fervientemente no utilizar esa función NUNCA. No suelo ser tan tajante pero en este caso debo decir que utilizarlo es sencillamente renunciar a información que posteriormente puede ser muy necesaria.

Para empezar a analizar el porqué voy a volver a retomar el tema de la fotografía química. Voy a poner ejemplos realizados con una cámara digital pero los voy a tratar como si fueran analógicos.

Imaginad una foto como esta:

original fotofanaticos

Este sería el resultado en caso de tomar la foto con un carrete de color. Si lo hiciéramos con uno de blanco y negro, el resultado sería este otro:

blanco y negro corriente

Ahora pensemos en los filtros de colores que se utilizaban entonces. El resultado que se obtenía con un filtro rojo para esta misma foto era muy distinto si se trataba de un carrete en color o uno en blanco y negro. Como podéis imaginar en color teñía completamente la foto de rojo mientras que en blanco y negro oscurecía todos los colores menos los rojos. Os dejo una muestra de como quedaría en cada caso. A la izquierda con un carrete BN y a la derecha uno en color.

filtro rojo

Como os podeis imaginar, el resultado con filtros de otros colores sería similar. En este caso podéis comprobar como un filtro verde daría como resultado en la versión de blanco y negro, una foto distinta a la del filtro rojo.

filtro verde

Fijaos bien en el contraste de la cara en una y en otra. Fijaos en el tono que tiene la barra roja que sujeta la niña con las manos en cada una de las versiones.

Obviamente hay diferencias de tono que se producen por utilizar filtros que oscurecen unos colores pero no otros. O mejor dicho oscurecen a unos más que a otros.

Pues bien, cuando utilizamos el modo de blanco y negro de nuestra cámara estamos renunciando a todas esas posibilidades. Dejamos a la cámara que elimine la información del tono, baje la saturación a 0% y nos de el resultado. Puede quedar muy bonito (o no) pero nos estará privando de jugar con toda esa información y de decidir nosotros que elementos queremos destacar..

No he pretendido decir que la foto sea mejor con un filtro, con otro o en el modo automático sino que sencillamente de una forma tenemos el control al disponer de toda la información mientras que de la otra la habremos perdido.

Para ello las aplicaciones de fotos ofrecen excelentes herramientas que ya veremos en otros post.

@contracox