Existen básicamente dos formas de estabilizar un equipo para conseguir menor trepidación cuando no hay más remedio que bajar la velocidad de obturación: estabilizador en el cuerpo y objetivos estabilizados. La mayoría de fabricantes optan por incluir estabilizadores en los objetivos mientras que son muy pocos los que lo incluyen en el cuerpo. Lógicamente hablamos de cámaras con lentes intercambiables ya que en en las compactas y bridge el estabilizador suele ir siempre en el cuerpo.

Es muy frecuente leer en los foros a la gente discutir sobre un sistema y el otro y es que siempre surgen seguidores y detractores de lo que «su marca» hace. Y es lógico ya que uno elige una marca porque realmente cree que esa marca es la mejor (nadie se equivoca a drede). El caso es que como sucede con los políticos, en estos asuntos casi nadie es capaz de reconocer que «el otro» sistema también tiene sus ventajas. Vamos a dar un repaso a las principales ventajas e inconvenientes de cada uno.

Ventajas del estabilizador en el objetivo

  • Mayor efectividad. Este es uno de los argumentos de los seguidores de este sistema. Según dicen casi todos los usuarios de objetivos estabilizados, la cantidad de pasos que puedes bajar la velocidad de obturación con un objetivo estabilizado es mayor que los que puedes bajar con un estabilizador en el cuerpo. No conozco ningún estudio serio al respecto pero si es cierto que no es un argumento que suelan utilizar estos últimos. Por algo será. En cualquier caso parece un punto a favor de los primeros. Esta mayor efectividad se hace más patente en condiciones de baja iluminación y en focales largas.

Ventajas del estabilizador en el cuerpo

  • La primera y la más obvia es que todos los objetivos que se usen disfrutarán de esa estabilización. Incluso los objetivos antiguos de excelente relación calidad óptica/precio.
  • Al no tener ni necesidad ni opción de comprar objetivos estabilizados, el coste del equipo disminuye y mucho. La teoría es que pagas por un estabilizador y lo utilizas siempre. es decir: aumentas el coste en el cuerpo pero lo ahorras en cada objetivo. Viendo los precios de cámaras de Canon y Nikon y comparándolos con los de Sony o Pentax queda claro que no es cierto que un cuerpo con estabilizador tenga que ser más caro.
  • Tamaño y peso de los objetivos. Las versiones de los objetivos que no incluyen estabilizador son más ligeras y de menor tamaño.
  • Cambiar el cuerpo para estar a la última. Cada vez que surge una mejora en la estabilización en el cuerpo basta con cambiar el cuerpo para aprovecharla. Todas nuestras lentes nos servirán.
  • Ahora vamos con las desventajas de cada sistema.

Desventajas del estabilizador en el objetivo

  • Coste superior. Los objetivos con estabilizador son mucho más caros y además se paga ese sobre coste en cada objetivo.
  • No disponible en todos los objetivos. No existen versiones con estabilizador para todos los objetivos. Sin ir más lejos, una focal tan interesante como un 50 f1.4 no existe en versión estabilizada y es casi imprescindible tanto para foto como para vídeo.
  • Peor bokeh. El estabilizador en el objetivo puede afectar de forma negativa en el bokeh.
  • La evolución afecta a todo el equipo. Si tenemos un buen equipo y surgen nuevas tecnologías de estabilización (que suele suceder) debemos actualizar todo el equipo para aprovecharlas con el coste que eso puede suponer. O sencillamente renunciar a esas mejoras.
  • Sonidos molestos del estabilizador.
  • Fragilidad de las lentes. Las posibilidades de que se averíe un objetivo con estabilizador comparadas con las de uno sin él son muy superiores. Al estabilizador le puede afectar cualquier pequeño golpe que en un objetivo sin estabilizador sería anecdótico.

Desventajas del estabilizador en el sensor

  • Efectividad. Se supone que es menos efectivo sobre todo con distancias focales largas (teles)

 Conclusión

Los partidarios del estabilizador en el objetivo dirán que sencillamente es mejor. Si se lo pueden permitir pues bien por ellos. Los partidarios del estabilizador en el cuerpo dirán que con lo que ahorran les merece la pena. En cualquier caso los dos sistemas son buenos y ninguno de ellos garantiza hacer buenas fotos si no se tienen otros miles de conceptos bien claros. Lo que no merece la pena es discutir 😉

@contracox