Hoy quería escribir un post que fuera diferente. Un post que teniendo cabida en este blog de fotografía, fuera sorprendente. Por su contenido, por su temática o por sus imágenes. Lo que se me ha ocurrido es daros una receta (invención de la casa) que realmente está muy buena. Y ¿de que manera tiene hueco en este blog una receta de cocina? Pues utilizándola para hacer fotos. Que de eso se trata 😉

La receta en si es una ensalada. Ensalada de canónigos y fresón. Ya vereis que tiene poco secreto.

Lo primero que hay que hacer es lavar bien los canónigos y ponerlos en una ensaladera. Si no hay canónigos se pueden reemplazar por berros. Le darán un toque picante.

canónigos

A continuación cortamos unas lonchitas muy finas de jamón. Si el presupuesto lo permite, que sea ibérico. Cuanto mejor sea el jamón y más fino esté cortado, mejor quedará la ensalada.

jamón serrano

El siguiente ingrediente es el fresón. Después de lavarlo bien lo cortamos en lonchas finas.

fresón

Con las rodajitas de fresón podemos cubrir toda la ensalada de forma que estéticametne parece más una tarta que una ensalada. Ese aspecto hace que la receta sea más sorprendente aún.

Para aliñarlo utilizamos aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta y un poco de vinagre de módena.

aceite oliva virgen extra

Para adornar (y para dar sabor) ponemos una ramita de cilantro. No a todo el mundo le gusta el cilantro pero para los que os gusta, merece la pena picar unas hojitas más, antes de cubrir con os fresones y añadirlos a los canónigos.

cilantro

La mejor manera de servirla es con forma y aspecto de tarta de fresón. Una vez en la mesa se mezcla todo bien y aunque pierde su sorprendernte aspecto tampoco queda nada fea. Los tonos verde y rojo intenso le dan un aspecto realmente vistoso pero lo mejor de todo es su sabor.

Espero que la disfruteis 😉

@contracox