Efecto Instagram en Lightroom

No se como me las apaño pero cuanto menos me gusta Instagram más termino mencionándolo en mis post. Y lo cierto es que no es que no me guste porque no me gusten sus efectos sino porque nunca me ha gustado que sean las máquinas las que decidan por mi ni las que aporten la parte creativa de mis trabajos. Ya en su día me parecía que lo filtros de Photoshop no tendrían éxito a la larga. El tiempo terminó dándome la razón y aunque durante algunos años tuvimos que soportar los trabajos “artísticos” de algunas imprentas que se limitaban a aplicar un filtro a una imagen y vendérselo al cliente como una obra de arte, hoy en día ese tipo de prácticas es muy poco frecuente. Con Instagram estoy convencido de que sucederá lo mismo. Poco a poco el nivel de exigencia de la gente irá cribando y los efectos estándar creados por una aplicación darán paso a los efectos creados por los que de verdad saben lo que hacen y sobre todo por qué lo hacen.

En el caso de los filtros de Instagram no son ni mucho menos una idea original de la aplicación sino que son la aplicación automática de algunos ajustes que previamente habían puesto de moda algunos fotógrafos de prestigio. Y la idea de estos fotógrafos venía o estaba inspirada del envejecimiento natural de las fotografías o incluso de errores en el revelado. Para quien no hubiera nacido entonces, conviene recordar que no hace demasiados años revelar una foto era un proceso casi mágico por el que las imágenes aparecían en el papel a partir de una exposición a la luz y a unos agentes químicos que hacían aparecer los colores y posteriormente quedar fijados. Esos procesos, así como la calidad de los blanqueadores utilizados en la creación del papel fotográfico tenían una duración limitada mayor o menor que antes o después terminaban (y terminan) perdiendo sus cualidades. Esta pérdida provoca que poco a poco el papel deje de ser tan blanco y los colores se vayan perdiendo. Y la pérdida de color comienza siempre por los tonos más oscuros. Los negros puros.

Aunque parezca que toda esta explicación es un rollo infumable tiene mucho sentido conocerla para saber porqué y cómo se forma el efecto envejecido y poder crearlo fácilmente en Ligthroom.

Vamos a comenzar con una fotografía familiar normal y corriente. Una escena de playa con sus tonos originales. Lo primero que vamos a hacer es crear el efecto de amarilleo producido por la pérdida de los blanqueantes del papel. Para ello hay que añadir amarillo a toda la imagen pero especialmente a las zonas más claras. Como trabajamos en RGB añadir amarillo es más sencillo (y más aún si queremos hacerlo en las zonas claras) eliminando azul.

Por si no has entendido este paso voy a dar una pequeña explicación. Los colores en RGB se componen de luz. Así, el color blanco y todos los grises neutros están formados por la misma cantidad de rojo, verde y azul. Para modificar colores podemos aumentar o disminuir cualquiera de las luces. Si aumentamos la luz roja la foto obtendrá una dominante roja pero si la reducimos, lo que sucederá es que tendrá una dominante formada por las otras dos luces. En este caso la verde y la azul. A partir de aquí es importante conocer bien como funcionan los colores primarios formados por luces y que se obtiene de la suma de los distintos colores. Sabiendo esto se entiende que crear una dominante amarilla es posible reduciendo el azul.

Para hacerlo vamos a manejar las curvas de tono de Ligthroom y en concreto la curva del color azul (Si todavía tienes la versión 3 de LR no podrás manejar las curvas por colores. Es un buen momento para actualizarte). En ella vamos a mover el manejador de la parte superior, el que representa las luces, y lo bajamos un poco. El resultado es que a los tonos más blancos de la foto les estaremos reduciendo la luz azul por lo que las otras dos restantes (la roja y la verde) serán las predominantes. Si observas el gráfico de los colores primarios verás que el amarillo se forma con rojo y verde).

A continuación vemos la curva y el resultado.

El siguiente paso pretende conseguir el efecto de envejecimiento de los tos tonos oscuros. Aquí tenemos mucha libertad ya que los pigmentos que pierden su intensidad no siempre son los mismos y no es extraño tener fotos antiguas en las que han prevalecido los azules pero también es muy común que se conserven los azules. La creatividad del fotógrafo es la que decidirá que tonos le gustan más incluso aunque se salgan de lo realista. Para aplicar este efecto debemos hacer lo contrario. En la parte inferior izquierda de la curva elegida (en nuestro caso vamos a crear una dominante roja) subiremos un poco el extremo. Así provocaremos la dominante de ese color pero principalmente en los tonos negros. La fotografía experimentará una pérdida de contraste y de fuerza en los negros que en la realidad se producen en las fotos envejecidas.

A continuación el resultado y la curva.

El resto de lo que hace Instagram es básicamente añadir marcos o bordes de estilos variados que ya explicaremos en otro momento.

Esta explicación es trasladable a cualquier aplicación que permita ajustar curvas de tono.

@contracox