¿Es el momento de pasarse a una “sin espejo”?

SONYA7sensor

Hace tiempo que los fabricantes de cámaras están haciendo una apuesta por las cámaras sin espejo y aunque en un principio parecía que todavía no estaban a la altura suficiente como para dar el cambio, hoy en día casi todos los motivos que hace sólo unos meses servían de excusa para no dar el “salto”, hoy en día están solucionados. Cambiar nuestro equipo por uno EVIL, CSC o sencillamente sin espejo ya no es una decisión tan descabellada. Y vamos a ver por qué.

El precio. Lo primero que hay que decir es que hace sólo unos meses, por el precio de cualquier EVIL podías acceder a una réflex (eso si, de gama baja). Hoy en día la cosa ha cambiado y mucho. Actualmente existen cámaras sin espejo tanto de formato APSC como FF que están (en el caso de las FF) muy por debajo de las DSLR de formato completo.

La velocidad de enfoque. Sin lugar a dudas el punto débil de las EVIL ha sido hasta hace muy poco la velocidad de enfoque. Para el público exigente, tener que “esperar” unas décimas de segundo desde que decidimos capturar la imagen hasta que realmente lo hacemos es crucial. La realidad es que según el tipo de foto que hagamos ese retraso puede marcar la diferencia entre hacer una foto u otra completamente distinta. Fotografías de niños, mascotas o deportes son ejemplos que cualquiera puede comprender. Más aún si se ha sufrido alguna vez ese retraso. Los últimos modelos sin espejo tienen unas velocidades de enfoque vertiginosas. Basta echar un vistazo por youtube para encontrar ejemplos que para la mayoría resultarán más que suficientes.

El peso. Uno de los factores que desde un principio han sido determinantes a la hora de desarrollar cámaras sin espejo es el reducido peso. Y es que no sólo las cámaras sin espejo son mucho más ligeras que las DSLR sino que los objetivos de mejor calidad específicos para estas cámaras también son considerablemente más ligeros.

El tamaño. De la misma forma que el peso de una cámara puede ayudarnos a tomar la decisión (más de uno tiene dolores de espalda y me entiende bien), el tamaño las convierte en mucho más portátiles.

Lo mejor de dos mundos. Uno de los motivos para decidirse a cambiar nuestro equipo por uno sin espejo o bien para comenzar nuestra aventura en la fotografía con uno de estos equipos es que las EVIL aúnan la mayoría de ventajas de las cámaras DSLR y las compactas. Un cuerpo sin espejo con un objetivo de tipo “pancake” caben casi en cualquier bolsillo y sin embargo no quedaremos limitados a utilizar sólo una óptica. Cuando queramos transportar nuestra mochila podremos llevar toda nuestra colección de objetivos.

Reutilizar viejos equipos. Una de las ventajas “escondidas” de las cámaras sin espejo es que mediante el uso de adaptadores podremos continuar utilizando nuestras ópticas antiguas. Y no sólo las de nuestros últimos modelos casi actuales sino que también podremos utilizar ópticas de hace 20 o 30 años con lo que esto supone de ahorro y sobre todo de calidad. Hay objetivos de calidad increíble que de otra forma estarían condenados al olvido y que con las CSC+adaptador podremos seguir exprimiendo al máximo.