Una de las funciones más interesantes de Photoshop (y de otras aplicaciones similares) son las máscaras. Con su uso podemos aplicar trazados, efectos y correcciones parcialmente de forma que no toda nuestra foto se vea afectada por el retoque sino que algunas zonas queden enmascaradas o sencillamente conserven su aspecto original.

Dicho así, parece muy sencillo de entender pero lo cierto es que las posibilidades de trabajo con máscaras en Photoshop son realmente sorprendentes. Vamos a darles un repaso par que aprendas a dominarlas como un profesional.

Un concepto analógico

Lo primero que deberías tener claro es qué son exactamente las máscaras y de donde provienen. Hace ya unos cuantos años, cuando no existía la fotografía digital, algunos fotógrafos utilizaban técnicas de dibujo y pintura para retocar sus fotografías. Además de editarlas con pinceles y lápices, una de las herramientas más utilizadas eran los aerógrafos. Un aerógrafo es una especie de lápiz que sopla tinta. El motivo de utilizar esta herramienta es la suavidad de degradados que es capaz de crear. Simplemente con acercar o alejar el aerógrafo, las diferencias de tono de un lugar a otro podían quedar más suaves o más concretas. Sin embargo para poder crear bordes nítidos con una herramienta basada en el aire era necesario utilizar máscaras. Con una máscara es posible tapar una zona, soplar con tinta por encima de ella y al quitar la máscara nos queda una zona pintada y otra no. Esta técnica, llevada a la edición digital abre una posibilidades extraordinarias.

Máscara o selección

Es posible que alguna vez te hayas sentido confus@ al hablar sobre máscaras y selecciones. Para que quede claro, una máscaras es lo que utilizamos para hacer una selección. El concepto es prácticamente idéntico y de hecho podemos utilizar los verbos enmascarar y seleccionar para una misma acción.

8 bits para la máscara

Por si no lo sabes, nuestro ordenador utiliza (por lo menos) 8 bits por canal para definir el color de cada pixel. 8 para el canal rojo, 8 para el verde y 8 para el azul. Así, con las 256 posibilidades que cada uno de los tres canales tiene, podemos conseguir más de 16 millones de colores en cada pixel. Pues bien, en el caso de las máscaras, Photoshop les dedica otros 8 bits. De forma que cada pixel puede tener 256 niveles de enmascaramiento. Desde estar completamente protegido hasta completamente expuesto al efecto que vayamos a aplicar.

En la práctica

Creo que este post me va a quedar muy extenso y la mejor forma de hacerlo ameno es comenzar con la práctica ya mismo. Para comenzar a trabajar con máscaras lo primero que podemos hacer es utilizar cualquiera de las herramientas de selección de Photoshop. Haz una selección y ya tienes una máscara. Así de sencillo.

Para comprobar su efecto, mientras ves parpadear la línea que acabas de trazar puedes seleccionar la herramienta de pincel y probar a pintar con algún color. El resultado será algo así.

De la misma forma que podemos pintar sólo sobre la parte seleccionada dejando intacto el resto, también podemos hacer ajusta sólo sobre esa zona y así aplicar correcciones de color, curvas, filtros y todo lo que Photoshop nos permita hacer.

Manipular selecciones

La cualidad más potente de una selección es precisamente que podemos editarla de múltiples maneras. En primer lugar podemos editar su contorno para hacerlo más suave, redondear esquinas, contornear la selección y algunas cosas más de forma sencilla mediante selección>modificar.

Esa es la forma más sencilla de modificar una máscara o selección pero también podemos hacerlo mediante las funciones del menú selección>transformar selección. De esta forma podemos modificar la selección aplicándole distorsiones del tipo escala, sesgado, perspectiva, etc.

Sumar y restar selecciones

Además de todas estas cosas que hemos dicho, también podemos modificar las selecciones mediante operaciones booleanas (bonito nombre). Este tipo de operaciones nos permiten sumar, restar e interseccionar selecciones para conseguir otras más complejas. Para hacerlo basta seleccionar la herramienta de selección que queramos (rectangular, óvalos, mano alzada o varita mágica) y utilizarla pulsando las siguientes combinaciones de teclado:

  • Mayúscula. Para añadir a la selección actual.
  • Alt. Para restar a la selección.
  • May + Alt. Para interseccionar.

Con estas pocas funciones ya podemos trabajar bastante con las selecciones pero lo realmente potente es la edición de las máscaras tanto en modo de máscara rápida como en canales independientes pero lo veremos en el próximo post.

@contracox