rayo

Posiblemente te hayas preguntado alguna vez cómo conseguir hace una foto a un rayo. Con la velocidad a la que cae es sencillamente imposible disparar en el momento justo. Si alguna vez ocurre no se debe a la pericia del fotógrafo sino a la casualidad. En realidad existen máquinas específicas que reaccionan ante el destello y aplicadas a la fotografía pueden capturar el rayo pero con demasiado costosas y se utilizan para la investigación.

La forma real de capturar un rayo en nuestro sensor es mucho más sencilla de lo que parece. No se trata de disparar cuando caiga el rayo sino que el rayo caiga cuando hemos disparado. Para ello sólo necesitamos un trípode y un poco de paciencia. De verdad que no mucha. Depende un poco de la intensidad de la tormenta. La teoría consiste en hacer disparos de larga exposición de forma que resulte estadísticamente probable que cacemos un rayo.

Lo primero es colocar bien la cámara en el trípode enfocando hacia el lugar donde más rayos caigan.

Poner el enfoque en manual y enfocar hacia el infinito (ten en cuenta que normalmente no se trata de girar la rueda de enfoque hasta en final sino un poco menos).

Cierra el diafragma hasta llegar al punto dulce de el objetivo. Si no lo conoces puedes utilizar f11. Por ahí andará.

Baja el ISO al 100.

Utiliza una focal corta. Si usas un tele es difícil que aciertes encuadrando justo donde caiga el rayo.

Pon la exposición en 30 segundos.

No lo hemos dicho pero esta técnica está pensada para capturara rayos por la noche.

Dispara. Lo normal es que una exposición de 30 segundos con f11 te de un cielo oscuro, con las luces del lugar muy luminosas y por supuesto que si cae un rayo quedará bien impreso en tu sensor.

Si ves que te queda demasiado sobreexpuesta puedes cerrar un poco el diafragma, bajar el tiempo de exposición a 15s o poner un filtro ND.

Si a la primera no lo cazas no te preocupes. Es normal. Como hemos dicho, depende de la cantidad de rayos que estén cayendo.

Y sobre todo… pásatelo bien 😉

@contracox