Un poquito de retoque

Hoy os dejamos un vídeo en ele ue vemos en pocos minutos cómo cambiar un foto de halloween.   Follow...

Borrador mágico en la nueva beta de Photoshop

En Fotofanáticos hemos podido probar una nueva beta de Photoshop y la herramienta que más nos ha sorprendido es la goma de borrar coches. Al parecer analiza toda la imagen y erecta todos los coches que aparecen en la foto. para ello accede vía conexión a Internet con una base de datos de más de 3000 vehículos actualmente en circulación y os reconoce en la imagen. A partir de ahí podemos borrarlos literalmente con sólo pasar el borrador de coches sobre ellos. El resultado es realmente sorprendente y posiblemente deje boquiabierto a más de uno. Os dejo un vídeo de muestra. Espero que os guste 😉 Editado:  Bueno, pues me imagino que a estas alturas todos sabréis que se trataba de una inocentada. Ya me gustaría que existiera una herramienta así 😉 feliz salida y entrada de año....

Máscaras en photoshop (parte 3)

En post anteriores hablamos de forma muy básica de cómo funcionan las selecciones y máscaras. Hoy vamos a dar una vuelta de tuerca más y vamos a ver como combina Photoshop las capas y las máscaras en una de las herramientas más interesantes que son las máscaras de capa. Para ello es importante que nos haya quedado claro qué es una máscara y como funciona. Si no es así te recomiendo que leas los post a los que me he referido. Para ver un ejemplo vamos a crear una nueva imagen con una capa añadida. Podemos hacerlo abriendo una foto y convirtiendo el fondo en una nueva capa (crear capa vía cortar Cmd+May+J) o bien crear un documento en blanco y pegar en él una imagen. El resultado es el mismo. Una imagen con un fondo liso y una capa sobre él que contiene nuestra imagen. A continuación seleccionamos esa capa y pulsamos el botón de creación de máscara de capa. Lo encontraremos en la parte inferior de la ventana de capas. Una vez pulsado se creará la máscara que afecta a nuestra capa y que le proporcionara zonas de transparencia y otras de opacidad. Por defecto, la capa conserva toda la opacidad de la capa y aparentemente no ha pasado nada pero en la representación en la ventana de capas si apreciaremos una novedad. Junto a la miniatura de la capa veremos un rectángulo blanco que representa la máscara. La línea discontinua que bordea el rectángulo blanco nos indica que tenemos seleccionada la máscara y por lo tanto todo lo que hagamos le afectará a ella e indirectamente a la visualización de la capa. A partir de ahí podemos utilizar cualquier herramienta para modificar la máscara. Para ver un ejemplo rápido y sencillo vamos a pintar sobre la máscara con un pincel y color negro. El resultado es una zona transparente en nuestra capa. Hay que destacar que esta técnica no es destructiva y por lo tanto nuestra capa conserva toda su información intacta. Siempre podremos eliminar la máscara de capa pulsando con el botón derecho del ratón sobre ella si no nos convence el resultado conseguido. Lo que debemos saber es que lo que ha sucedido es que se ha creado un nuevo canal (alpha) que se añade a los canales de color (R,G,B) para definir cada pixel. De hecho podemos ver ese canal de forma independiente si vamos a la ventana de canales. Pulsando sobre él podremos verlo como imagen en escala de grises y por supuesto editarlo. Con esta información y un poco de imaginación ya se puede sacar mucho provecho a Photoshop. Ya pondremos casos prácticos en los que utilizar esta herramienta....

Eliminar motas en Photoshop...

Uno de los problemas más comunes de las fotografías es la aparición de motas de polvo en nuestro sensor o incluso en alguna lente. Con un poco de maña podemos limpiarlo para que no suceda pero si se nos ha pasado por alto es posible que cuando nos demos cuenta sea demasiado tarde. Para ello tenemos herramientas en las principales aplicaciones de edición y revelado que nos permiten eliminarlos. En concreto, en Photoshop tenemos el pincel corrector con el que podemos eliminar esas motas con solo pulsar sobre ellas. Como por arte de magia, la aplicación analiza lo que hay al rededor de la mota, el contenido de esta y la elimina. Basta con seleccionar un tamaño de pincel suficientemente grande para que la abarque entera. Hasta aquí es tan sencillo que no serviría ni para escribir un truco express. Sin embargo lo que a veces no resulta tan obvio es detectar las motas. De hecho la mota del ejemplo que acabamos de ver a  simple vista no se apreciaba y hemos tenido que exagerarla para que se entendiera bien. Pues bien, el truco que vamos a comentar hoy es justo para eso. Para detectar las motas de polvo que no se ven a primera vista. Para hacerlo vamos a abrir la ventana de capas (F7) y vamos a crear una nueva capa de ajuste de niveles. Al crear la capa se nos muestra la ventana de niveles con la que oscureceremos sin miedo nuestra imagen. Así aparecerán todas las motas de polvo y quedarán a la vista. Para eliminar las motas volvemos a seleccionar la herramienta de pincel corrector y teniendo seleccionada la capa de la fotografía (la capa donde estén las motas) y no la capa de ajuste, podremos eliminarlas en cuestión...

Máscaras en Photoshop (parte 2)

En el post anterior hablamos de la parte más básica de las máscaras en Photoshop. En él vimos como comenzar a crear una selección y cómo modificarla de forma sencilla. Pero ahí nos quedamos. Cuando lo realmente potente de las máscaras es poder editarlas como si se tratase de una imagen. Para ello tenemos dos opciones: el modo de máscara rápida y la edición de canales nuevos. El modo de máscara rápida Si recordais, en el post anterior comentamos como hace unos años, en el retoque fotográfico se utilizaba a menudo el aerógrafo para pintar suavemente sobre las fotos reservando algunas zonas sin pintar. para ello se utilizaba un papel transparente que protegía la imagen por algunas zonas. Pues bien, el modo de máscara rápida representa de forma gráfica exactamente lo mismo. Vamos a verlo en la práctica. Para ello necesitamos una imagen en la que hayamos hecho una selección. Ya sabemos como hacerlo. Una vez hecha la selección pulsamos el botón de máscara rápida. Lo que veremos en ese momento es nuestra foto cubierta por un velo de color semitransparente. Ese velo representa la máscara. Si queremos cambiar el color del velo podemos hacerlo con un doble clik en el botón de acceso al modo de máscara rápida. El motivo para necesitar cambiar ese color es obvio: que os tonos de nuestra foto coincidan con los del velo. Si queremos hacer una máscara sobre una escena vegetal no deberíamos utilizar una máscara verde. Aunque en un principio puede resultar algo confuso comprender lo que estamos viendo, en seguida comprenderemos que lo que vemos velado es lo que estamos protegiendo y lo que vemos con su color normal es lo que la máscara protegerá. Para volver al modo de trabajo normal y poder editar lo seleccionado (o lo no enmascarado) basta con pulsar otra vez sobre el mismo botón de máscara rápida. Si queremos guardar una máscara podemos hacerlo mediante el menú Selección>Guardar selección. Allí podemos darle un nombre y acceder cuando queramos volver a utilizar la selección. Una vez guardada una selección nos parecerá en la ventana de canales bajo los canales rojo, verde y azul (o los canales del modo de color que estemos utilizando). Como el resto de canales, nuestra nueva máscara quedará representada por una imagen en escala de grises. La potencia de 8 bits Igual que al editar fotografías digitales, los programas dedican por lo menos 8 bits a cada canal (R,G,B) también dedican otros 8 bits al canal de las máscaras.  Esto quiere decir que cada pixel de una máscara puede tener 256 tonos distintos. O lo que es lo mismo, 256 niveles de selección. Pensando en nuestra representación en escala de grises esto quiere decir que lo que en ella vemos negro estaría completamente enmascarado y lo que vemos blanco quedaría expuesto. Pero toda esa gama de grises serían pixeles que quedarían semi expuestos. Esa exposición lo que nos permite es aplicar cualquier tipo de tratamiento sobre los pixeles seleccionados en mayor o menor medida. Es decir, podemos pintar la zona seleccionada, ajustar el tono, la saturación el contraste, etc. Las posibilidades que se abren con este tipo de máscaras son infinitas ya que podemos hacer selecciones más precisas, más difusas, con todo tipo de formas y sobre todo, podemos editarlas como si se tratase de cualquier imagen en escala de grises. Sobre una máscara podemos dibujar, escribir, copiar y pegar, podemos utilizar una imagen como selección de otra. De momento no vamos a complicar más este post. Ya tienes materia para practicar unos días. En poco tiempo continuamos con el tema....

Cómo usar máscaras en Photoshop

Una de las funciones más interesantes de Photoshop (y de otras aplicaciones similares) son las máscaras. Con su uso podemos aplicar trazados, efectos y correcciones parcialmente de forma que no toda nuestra foto se vea afectada por el retoque sino que algunas zonas queden enmascaradas o sencillamente conserven su aspecto original. Dicho así, parece muy sencillo de entender pero lo cierto es que las posibilidades de trabajo con máscaras en Photoshop son realmente sorprendentes. Vamos a darles un repaso par que aprendas a dominarlas como un profesional. Un concepto analógico Lo primero que deberías tener claro es qué son exactamente las máscaras y de donde provienen. Hace ya unos cuantos años, cuando no existía la fotografía digital, algunos fotógrafos utilizaban técnicas de dibujo y pintura para retocar sus fotografías. Además de editarlas con pinceles y lápices, una de las herramientas más utilizadas eran los aerógrafos. Un aerógrafo es una especie de lápiz que sopla tinta. El motivo de utilizar esta herramienta es la suavidad de degradados que es capaz de crear. Simplemente con acercar o alejar el aerógrafo, las diferencias de tono de un lugar a otro podían quedar más suaves o más concretas. Sin embargo para poder crear bordes nítidos con una herramienta basada en el aire era necesario utilizar máscaras. Con una máscara es posible tapar una zona, soplar con tinta por encima de ella y al quitar la máscara nos queda una zona pintada y otra no. Esta técnica, llevada a la edición digital abre una posibilidades extraordinarias. Máscara o selección Es posible que alguna vez te hayas sentido confus@ al hablar sobre máscaras y selecciones. Para que quede claro, una máscaras es lo que utilizamos para hacer una selección. El concepto es prácticamente idéntico y de hecho podemos utilizar los verbos enmascarar y seleccionar para una misma acción. 8 bits para la máscara Por si no lo sabes, nuestro ordenador utiliza (por lo menos) 8 bits por canal para definir el color de cada pixel. 8 para el canal rojo, 8 para el verde y 8 para el azul. Así, con las 256 posibilidades que cada uno de los tres canales tiene, podemos conseguir más de 16 millones de colores en cada pixel. Pues bien, en el caso de las máscaras, Photoshop les dedica otros 8 bits. De forma que cada pixel puede tener 256 niveles de enmascaramiento. Desde estar completamente protegido hasta completamente expuesto al efecto que vayamos a aplicar. En la práctica Creo que este post me va a quedar muy extenso y la mejor forma de hacerlo ameno es comenzar con la práctica ya mismo. Para comenzar a trabajar con máscaras lo primero que podemos hacer es utilizar cualquiera de las herramientas de selección de Photoshop. Haz una selección y ya tienes una máscara. Así de sencillo. Para comprobar su efecto, mientras ves parpadear la línea que acabas de trazar puedes seleccionar la herramienta de pincel y probar a pintar con algún color. El resultado será algo así. De la misma forma que podemos pintar sólo sobre la parte seleccionada dejando intacto el resto, también podemos hacer ajusta sólo sobre esa zona y así aplicar correcciones de color, curvas, filtros y todo lo que Photoshop nos permita hacer. Manipular selecciones La cualidad más potente de una selección es precisamente que podemos editarla de múltiples maneras. En primer lugar podemos editar su contorno para hacerlo más suave, redondear esquinas, contornear la selección y algunas cosas más de forma sencilla mediante selección>modificar. Esa es la forma más sencilla de modificar una máscara o selección pero también podemos hacerlo mediante las funciones del menú selección>transformar selección. De esta forma podemos modificar la selección aplicándole distorsiones del tipo escala, sesgado, perspectiva, etc. Sumar y restar selecciones Además de todas estas cosas que hemos dicho, también podemos modificar las selecciones mediante operaciones booleanas (bonito nombre). Este tipo de operaciones nos permiten sumar, restar e interseccionar selecciones para...