El tamaño del sensor no influye en la profundidad de campo...

Nos son pocos los que en ocasiones (y por simplificar) afirmamos que la profundidad de campo depende de cuatro factores: distancia al sujeto, distancia focal, apertura y tamaño del sensor. Tengo que reconocer que yo también lo he hecho en más de una ocasión. He afirmado que el tamaño del sensor Y es que para los usuarios noveles, posiblemente sea la forma más rápida de entender un poco como funciona la profundidad de campo y aprender a conseguir dominarla en sus fotografías. Pero la realidad es que no. Que el tamaño del sensor no afecta EN ABSOLUTO a la profundidad de campo. Voy a tratar de explicarlo de forma que se entienda bien. Imaginemos un objetivo cualquiera. Por ejemplo un 50 f1.8. Imaginemos que a una apertura concreta y una distancia concreta nos da una profundidad de campo de 1 metro. Imaginemos la imagen que llega a un sensor de tamaño full frame (24x35mm) Ahora imaginemos que cambiamos ese sensor FF por uno de tamaño menor. ¿Qué es lo que ocurre? La profundidad de campo es EXACTAMENTE LA MISMA. La única diferencia es el recorte. Si quiere saber más sobre el tamaño del sensor y el recorte tienes más información aquí, pero si quieres saber por qué mucha gente afirma que el tamaño del sensor afecta a la profundidad de campo cuando ya has entendido que no es así, continua leyendo 😉 ¿Por qué tanta gente nos miente? A estas alturas seguramente casi nadie consulta tablas con profundidades de campo (DOF) y es que existen numerosas aplicaciones para nuestros móviles que nos calculan la profundidad de campo que vamos a obtener con solo introducir unas pocas variables. Estas variables son el tamaño del sensor (o la cámara que utilizamos), la distancia focal de objetivo, la distancia al sujeto y la apertura que vamos a utilizar. Y posiblemente te estés preguntando que por qué esas aplicaciones nos piden introducir el modelo de cámara o el tamaño del sensor o lo que es peor, por qué cuando cambiamos esa variable nos cambian los resultados de la profundidad de campo. Si como hemos visto, el tamaño de sensor no afecta a la profundidad de campo… ¿Por qué esas aplicaciones nos “engañan”? Pues como he dicho al principio, por tratar de simplificar un poco los conceptos de DOF y recorte y que nos resulte más sencillo hacernos una idea. Lo malo es que en realidad nos están confundiendo un poco. A ver si consigo explicarlo. Volvamos al ejemplo anterior. Como hemos visto en la segunda imagen, nuestra fotografía con un sensor de tamaño menor ha quedado recortada. Por eso nuestro sujeto no aparece entero. Ese recorte (por si no lo sabes o por si no has visitado el enlace que os dejaba donde lo explico) se llama factor de multiplicación o de recorte. Y lo que hace es que un objetivo 50mm, cuando se utiliza (por ejemplo) con un sensor con factor de multiplicación 1,6 se convierte en un objetivo 80mm (50×1,6=80). Por lo tanto, si ha cambiado la focal también cambia la profundidad de campo. Y eso es lo que hacen este tipo de aplicaciones. Calculan la profundidad de campo de el objetivo en el que se ha “convertido” nuestra lente por efecto del recorte. Os dejo un ejemplo de una de las mejores aplicaciones para un fotógrafo o un aficionado a la fotografía: Photopills En estas capturas podemos ver como con un objetivo de 50mm, una apertura de f1.4 y una distancia al sujeto de 10m, la aplicación nos da una profundidad de campo distinta (2,28m para el sensor FF de una A7 contra los 3,48m en el sensor APS C de una A6000). Pues bien, no es correcto. Si el objetivo es el mismo, la apertura y la distancia al sujeto se conservan, es la física la que se encarga de que la profundidad de campo también sea la misma. ¿Y por...

Panorámicas para reemplazar al gran angular

Hace poco hablábamos de la necesidad decorar un gran angular por parte de los aficionados a la fotografía. Y es que los objetivos de focales muy cortas son una buena opción para la fotografía de paisajes pero no suelen ser demasiado baratos. Si los paisajes no son tu tipo de fotografía más habitual pero te encuentras ante uno realmente espectacular, no te preocupes. Una panorámica puede ayudarte a conseguir un resultado excelente. Como hacer las fotos para una panorámica Lo primero que debes tener en cuenta es que aunque puedes hacer panorámicas con fotografías no pensadas originalmente para ello, los resultados serán mucho mejores si haces las fotos que compondrán tu panorámica pensando ya en ella. Utiliza enfoque manual. Si utilizas en enfoque automático es posible que el punto de enfoque no sea el mismo en todas las tomas. Dispara en modo manual o utiliza el bloqueo de exposición. Tu cámara mide la luz cada vez que haces una foto. Si haces varias fotos para una misma panorámica, tu cámara medirá la exposición correcta en cada una de ellas lo que puede hacer que la panorámica tenga zonas con distintas exposiciones. Además, en modo manual conservarás también un mismo diafragma por lo que la profundidad de campo también será la misma en las distintas zonas. Si puedes utiliza un trípode. Aunque no es imprescindible, si utilizas un trípode, todas las tomas de la panorámica estarán hechas exactamente desde el mismo punto. En lo que si lo notarás es en la estabilidad de tus tomas. Solapa todo lo que quieras. No intentes tomar toda la panorámica con sólo dos o tres fotos. Cuanta más información tengas mejor. Haz varias filas de fotos. No te limites (si no quieres) a hacer una sola fila de fotos. La mayoría de herramientas para crear panorámicas reconocen fotografías realizadas en varias filas.   Edición de panorámicas Aunque no son pocas las aplicaciones que permiten hacer panorámicas, en este caso vamos a trabajar con Lightroom que en sus últimas versiones incluye la posibilidad de crearlas con facilidad. Lo primero los ajustes. Si vamos a realizar ajustes de revelado (cosa recomendable) podemos hacerlo antes o después de crear la panorámica. Si entre nuestras fotografías no hay grandes diferencias de luz podemos hacerlos antes. Lo más recomendable es aplicar exactamente los mismos ajustes de revelado a todas las fotos de la secuencia. Si por el contrario, si existen grandes diferencias de luminosidad entre las distintas fotos podemos aplicar los ajustes directamente sobre la panorámica creada pero posiblemente a nuestro ordenador le cueste más. Una vez realizados los ajustes seleccionamos todas las fotos que vayan a formar nuestra panorámica y pulsando con el botón derecho del ratón seleccionamos la opción Combinación de fotografías>Panorama y comienza el proceso. Pasados unos segundos (que pueden ser minutos en función de la complejidad del panorama y de la potencia de nuestro ordenador) nos aparecerá una nueva foto que tendrá un tamaño mucho mayor que las demás. Dentro de Lightroom podemos seguir manejando esa nueva imagen com o el resto de nuestra librería. Asignar palabras clave, geoposicionarla en el mapa y por supuesto revelarla. Un angular extremo Si eres de los que nunca se han planteado hacer panorámicas o simplemente piensas que una panorámica es sólo una fotografía muy horizontal o muy vertical, el siguiente ejemplo te puede interesar. La siguiente foto está hecha con una cámara de bolsillo que tienen zoom relativamente corto. La distancia focal utilizada fue de 70mm. Desde el mismo lugar, la misma cámara pero con la menor distancia focal (24mm) hicimos esta segunda toma. Con esta técnica conseguimos simular un angular extremo utilizando para ello una sencilla cámara de bolsillo. El resultado fue este. Y si estamos dispuestos a soportar distorsiones que cualquier angular tan extremo también nos daría, podemos aprovechar algo más obteniendo esto. A la ventaja de poder simular el efecto de un gran angular debemos añadir que el resultado...

Sensor, tamaño y multiplicación...

Posiblemente hayas escuchado muchas veces que un objetivo concreto corresponde o equivale a otro en tamaño completo. Por ejemplo: “Este 17-50 equivale en realidad a un 27-80mm”. Por si no tienes bien claro que es lo que significa y por qué se produce ese recorte o multiplicación vamos a darle un repaso. ¿Que es la distancia focal? Quizá para comenzar a hablar de factor de recorte deberíamos tener claro que es la distancia focal. Cuando nos referimos a un objetivo normalmente lo denominamos por la distancia focal de su lente principal. Llamamos a un objetivo un “50” o un “70-200”. Utilizamos un número (seguido del apellido milímetros) y a menudo no sabemos bien lo que significa. La distancia focal es la distancia en milímetros entre el centro óptico de la lente y el punto focal. El centro óptico de una lente es el punto de esa lente por el que los rayos que pasan no se desvían sino que continúan en línea recta. El punto focal de una lente es el punto en el que convergen los rayos de luz que lo atraviesan. Como hemos dicho, la distancia focal es la distancia entre estos dos puntos. Cuanto mayor es esa distancia focal más largo es el objetivo y más se cierra su campo de visión. Esto provoca que os objetivos con distancias focales más cortas capturen más espacio a nuestro alrededor y los de distancias focales más largas recorten más nuestra visión. El factor de recorte Una vez aclarado que es la distancia focal podemos explicar lo que supone el factor de recorte. Tradicionalmente, las cámaras reflex comunes trabajaban con carretes de 35mm. En el interior de la cámara, una porción de ese carrete quedaba expuesto a la luz y capturaba la imagen. El...

El zoom más largo del mundo

(O cómo atraer la atención de los usuarios a base de titulares explosivos)   Me encuentro con la noticia de que Panasonic lanza la cámara con el zoom más largo del mundo. Inmediatamente sigo el enlace y veo que las especificaciones de la nueva Lumix FZ72 incluyen un zoom óptico 60X y según dicen extensible mediante zoom digital hasta 120X. Bueno, lo primero que me gustaría resaltar es que cuando he tenido la ocasión de probar cámaras de este tipo, aunque la distancia focal es efectivamente la que el fabricante indica, la usabilidad del extremo máximo del zoom es muy baja ya que la calidad óptica baja bastante y las posibilidades de utilizarlo sin trípode son muy bajas. El zoom digital Sin embargo no es eso lo que me ha llamado la atención. Lo que realmente me ha parecido llamativo es que para destacar el zoom mencionen el zoom digital. Este tipo de zoom lo que hace es sencillamente seleccionar la información central del sensor y ampliarla con la consiguiente pérdida de calidad. Si a los inconvenientes ya mencionados de la focal máxima de estos zooms, le añadimos pérdida de calidad debida a la ampliación, el resultado es sencillamente decepcionante. Pero esto no es lo peor. Si esa calidad nos parece suficiente lo mejor que podemos hacer es desactivar el zoom digital. Si, desactivarlo y posteriormente, en nuestra aplicación de edición favorita hacer el recorte que nos guste. Hay tres motivos para hacer esto así y no utilizar el zoom digital: El primero es la posibilidad de elegir el encuadre con mayor libertad. Si vamos a renunciar a una buena cantidad de megapixeles, será mejor hacerlo con tranquilidad, en nuestro ordenador y con todas las opciones disponibles. El segundo motivo es que si vamos a ampliar la imagen (y por lo tanto inventar pixeles que no tenemos) lo más probable es que una aplicación de retoque lo haga mejor que el software de una cámara de consumo. El tercero es que las posibilidades de trepidación siempre aumentan con el aumento de la distancia focal. Es decir, si disparamos a los 1200mm de los que presume esta cámara obtendremos menos trepidación que si disparamos a 2400mm (que barbaridad de cifras por cierto) cuando la realidad es que estamos haciendo la misma foto. Todo esto no quiere decir que no me parezca una buena cámara (a la espera de poder probarla). Lo que no se si me parece correcto es utilizar ese tipo de titulares para atraer la atención de los...

Fotografía macro sencilla...

Una de las ramas de la fotografia que a casi todos los aficionados les atrae en algún momento es la fotografía macro. Y sin embargo no siempre está muy claro en qué consiste, como adentrarse en ella y como controlarla. Vamos a dar un pequeño repaso a nivel básico para aclarar algunos conceptos. ¿Qué es la fotografía macro? La teoría dice que la macrofotografia es aquella en la que la impresión en la película sensible o en el sensor es de igual tamaño o superior al original. Es decir, si hacemos una foto a una hormiga, el tamaño de la hormiga en nuestro sensor será igual o mayor al de la hormiga original. Esto quiere decir que si nuestro sensor tiene por ejemplo 16 magapixeles con los que podemos hacer ampliaciones de hasta 42 cm en su lado largo, el tamaño de la hormiga una vez impresa será de más de 15 cm. (dependerá siempre del tamaño de la hormiga 😉 Una  vez definida, la realidad es que la mayoría de fabricantes denominan “macro” a algunos objetivos que no cumplen con la definición y lo hacen simplemente porque la calidad de los sensores permiten hacer recortes con los que los resultados son más que satisfactorios como fotografía macro. Anillos inversores La primera forma de acercarse a la fotografía macro (por lo económico que resulta) es la de dar la vuelta al objetivo. Si tu cámara te permite disparar sin el objetivo, puede probar a sujetarlo dándole la vuelta. Así hice yo mis primeras pruebas y aunque no es sencillo, con habilidad conseguirás resultados alentadores. Si te gusta, siempre puede comprar un anillo inversor. Con él podrás sujetar el objetivo a la cámara por el lado de la rosca y no por el de la...

Todoterrenos. Una alternativa al objetivo de kit...

Cuanto compramos nuestra primera réflex normalmente empezamos ya a pensar con qué objetivo podemos mejorar nuestro equipo. Si hemos comprado un kit lo más probable es que el objetivo que hemos adquirido no tenga la misma calidad que el cuerpo y el sensor. Habituelmente esos kits tienen precios muy atractivos de forma que suele salir poco más caro comprar un kit que una cámara con cualquier objetivo y por eso tienen tanto éxito. Si embargo no se suele tardar mucho en tener la sensación de que se nos queda corto y una de las primeras ampliaciones que nos planteamos termina siendo adquirir un objetivo nuevo. El tipo de usuario que compra una cámara con su kit suele ser el principiante que probablemente no tiene acceso a objetivos demasiado caros por lo que las primeras miradas casi siempre se dirigen hacia un teleobjetivo de precio asequible. Todas las marcas tienen objetivos con distintas focales que pueden ser complemento perfecto al 18-55 del kit. Sin embargo existe una alternativa a estos teles que conviene tener en cuenta: los todoterreno. El tipo de objetivo al que se suele llamar todoterreno es un rango bastante amplio ya que hay quien llama así sólo a objetivos que abarcan focales desde 18mm hasta 200, 250 o 270mm y hay quien ya llama todoterreno a un 24-105 o un 17-50. La realidad es que un 24 en un sensor FullFrame sí se puede considerar un angular y por lo tanto llamarle todo terreno también es acertado. Sin embargo de lo que quería hablar en este post es de los largos todoterrenos que son capaces de hacer fotos con objetivos APS-C  con una calidad más que aceptable para la mayoría de usuarios (en la mayoría de los casos por encima de la...