Un poquito de retoque

Hoy os dejamos un vídeo en ele ue vemos en pocos minutos cómo cambiar un foto de halloween.   Follow...

Panorámicas para reemplazar al gran angular

Hace poco hablábamos de la necesidad decorar un gran angular por parte de los aficionados a la fotografía. Y es que los objetivos de focales muy cortas son una buena opción para la fotografía de paisajes pero no suelen ser demasiado baratos. Si los paisajes no son tu tipo de fotografía más habitual pero te encuentras ante uno realmente espectacular, no te preocupes. Una panorámica puede ayudarte a conseguir un resultado excelente. Como hacer las fotos para una panorámica Lo primero que debes tener en cuenta es que aunque puedes hacer panorámicas con fotografías no pensadas originalmente para ello, los resultados serán mucho mejores si haces las fotos que compondrán tu panorámica pensando ya en ella. Utiliza enfoque manual. Si utilizas en enfoque automático es posible que el punto de enfoque no sea el mismo en todas las tomas. Dispara en modo manual o utiliza el bloqueo de exposición. Tu cámara mide la luz cada vez que haces una foto. Si haces varias fotos para una misma panorámica, tu cámara medirá la exposición correcta en cada una de ellas lo que puede hacer que la panorámica tenga zonas con distintas exposiciones. Además, en modo manual conservarás también un mismo diafragma por lo que la profundidad de campo también será la misma en las distintas zonas. Si puedes utiliza un trípode. Aunque no es imprescindible, si utilizas un trípode, todas las tomas de la panorámica estarán hechas exactamente desde el mismo punto. En lo que si lo notarás es en la estabilidad de tus tomas. Solapa todo lo que quieras. No intentes tomar toda la panorámica con sólo dos o tres fotos. Cuanta más información tengas mejor. Haz varias filas de fotos. No te limites (si no quieres) a hacer una sola fila de fotos. La mayoría de herramientas para crear panorámicas reconocen fotografías realizadas en varias filas.   Edición de panorámicas Aunque no son pocas las aplicaciones que permiten hacer panorámicas, en este caso vamos a trabajar con Lightroom que en sus últimas versiones incluye la posibilidad de crearlas con facilidad. Lo primero los ajustes. Si vamos a realizar ajustes de revelado (cosa recomendable) podemos hacerlo antes o después de crear la panorámica. Si entre nuestras fotografías no hay grandes diferencias de luz podemos hacerlos antes. Lo más recomendable es aplicar exactamente los mismos ajustes de revelado a todas las fotos de la secuencia. Si por el contrario, si existen grandes diferencias de luminosidad entre las distintas fotos podemos aplicar los ajustes directamente sobre la panorámica creada pero posiblemente a nuestro ordenador le cueste más. Una vez realizados los ajustes seleccionamos todas las fotos que vayan a formar nuestra panorámica y pulsando con el botón derecho del ratón seleccionamos la opción Combinación de fotografías>Panorama y comienza el proceso. Pasados unos segundos (que pueden ser minutos en función de la complejidad del panorama y de la potencia de nuestro ordenador) nos aparecerá una nueva foto que tendrá un tamaño mucho mayor que las demás. Dentro de Lightroom podemos seguir manejando esa nueva imagen com o el resto de nuestra librería. Asignar palabras clave, geoposicionarla en el mapa y por supuesto revelarla. Un angular extremo Si eres de los que nunca se han planteado hacer panorámicas o simplemente piensas que una panorámica es sólo una fotografía muy horizontal o muy vertical, el siguiente ejemplo te puede interesar. La siguiente foto está hecha con una cámara de bolsillo que tienen zoom relativamente corto. La distancia focal utilizada fue de 70mm. Desde el mismo lugar, la misma cámara pero con la menor distancia focal (24mm) hicimos esta segunda toma. Con esta técnica conseguimos simular un angular extremo utilizando para ello una sencilla cámara de bolsillo. El resultado fue este. Y si estamos dispuestos a soportar distorsiones que cualquier angular tan extremo también nos daría, podemos aprovechar algo más obteniendo esto. A la ventaja de poder simular el efecto de un gran angular debemos añadir que el resultado...

Lightroom 5.7 permite importar librerías de Aperture e iPhoto...

Después del abandono por parte de Apple de los usuarios profesionales de fotografía con la discontinuidad de Aperture, por fin sale al mercado una actualización de su principal rival (y gran beneficiado) Adobe Photoshop Lightroom. Esta actualización gratuita permite importar de forma transparente y sin necesidad de plus-ins de terceras partes tu antigua librería de Aperture hacia Lightroom. Como migrar de Aperture a Lightroom El proceso es bastante sencillo y transparente para el usuario. Basta seleccionar Extras de plugin>Importar desde biblioteca Aperture para comenzar el proceso de importación. Durante ese proceso encontraremos algunas ventanas de dialogo con distintas opciones. En la primera ventana es donde elegimos la librería que queremos importar y el lugar donde queremos colocar las imágenes que importemos.  En la esquina inferior izquierda tenemos un botón de opciones que nos abre una nueva ventana. La primera de las opciones nos permite elegir si queremos importar las previsualizaciones creadas en Aperture. Ya veremos más adelante que este botón es más importante de lo que parece. Los tres siguientes botones sirven para especificar si se importan las palabras clave de Aperture y si se quiere que algunas de las cualidades de Aperture no “transformables” a Lightroom. Mediante palabras clave podremos posteriormente y con poco esfuerzo, aplicar colores o crear pilas en Lightroom. El último de los botones de opciones permite conservar reverenciados los archivos. Un archivo reverenciado (tanto en Aperture como en Lightroom) se conserva en su localización original sin trasladarlo a la librería de fotos de la aplicación. Este botón permite conservar las imágenes en su localización original de forma que además de incluirlas en la librería de Lightroom podremos seguir utilizándolas desde Aperture. Una vez arrancado el proceso de importación Lightroom nos hace una nueva pregunta. La geolocalización en Lightroom analiza las coordenadas para asignar de forma automática ciudades, estados y países. Lo que ocurre es que para hacerlo recurre a la información de Google Maps y para ello debe enviar información de coordenadas cosa que entre otras cosas no es legal sin nuestra autorización. Por eso nos pide permiso. No envía ni las fotos ni ninguna información personal por lo que en principio no deberíamos temer a autorizar a la aplicación a hacerlo. Una vez terminado el proceso nos muestra la ventana de información de importación. En esta ventana nos da información de lo que a importado y de lo que no ha podido importar y ha transformado en información de Lightroom. Por ejemplo, la función de Caras de Lightroom que no está disponible en Lightroom la soluciona aplicando una palabra clave con el nombre de cada cara a las fotos reconocidas por Aperture. Aquí termina el proceso de importación. Bienvenidos a una nueva forma de procesar y catalogar vuestras fotos. Y ahora las malas noticias Hasta aquí todo parece muy bonito, sencillo y transparente. Hemos perdido la función de caras pero el potente procesado de Lightroom posiblemente compense la pérdida. Pero la realidad es muy distinta. Y es que la realidad es que los ajustes de revelado se habrán perdido todos. Es decir, lo que Lightroom ha importado son los ficheros originales RAW sin procesar. Y en el mejor de los casos, si hemos seleccionado “importar las previsualizaciones de Aperture”, las habrá importado como fichero JPG. Y aún así tampoco es cierto del todo. Para que nos importe las previsualizaciones como JPG deben de ser “”Copias virtuales” o como Aperture las llama “nuevas versiones” de la foto. Es decir, si sólo hemos aplicado un procesado, perderemos toda esa información. Si hemos creado copias virtuales en Aperture, nos las importará como JPG. Pocas esperanzas No es por se agorero pero hace años, cuando Adobe adquirió Macromedia y fusionó Freehand e Ilustrador añadiendo las “mejores” funciones del primero en el segundo, lo cierto es que la filosofía fue cuidar a los usuarios de Ilustrador de toda la vida y que los que migrasen desde Freehand se “buscasen...

Encontrar duplicados en Lightroom

Cuando importamos imágenes en Lightroom , la aplicación nos ofrece la posibilidad de expulsar la tarjeta al terminar. Sin embargo no nos ofrece la posibilidad de eliminar las fotos importadas de la tarjeta al terminar. Esto puede provocar que en alguna ocasión nos encontremos con fotos en una tarjeta que ya tenemos en nuestra librería y con la posibilidad de importarlas otra vez y terminar con fotografías duplicadas o importadas dos veces. Si eres de los que hacen copias de seguridad cuando actualizas, cuando cambias de ordenador, cuando necesitas hacer espacio en algún disco duro, etc. también es posible que al final termines con fotografías duplicadas en tu librería de Lightroom. No te preocupes. No es extraño. Vamos a ver una forma sencilla y rápida de localizar esos duplicados y sobre todo como borrar los que nos interesa sin miedo a perder información. En primer lugar debemos instalar el plug-in creado para esta función. Existe una versión de demo que nos permite comprobar la funcionalidad antes de comprar la definitiva. La única limitación de esa versión es que sólo nos muestra un reducido número de fotos duplicadas (aunque analiza toda la librería). La instalación mediante el gestor de plug-ins de Lightroom nos llevará unos segundos. Una vez instalado el proceso es rápido y sencillo. Seleccionamos Biblioteca>Extras de plug-in> Find duplicates 2. Si no encuentras el menú Biblioteca es porque estarás en otro modo (revelado, mapa, libro,…). La aplicación nos muestra una ventana en la que seleccionar los parámetros que utilizará para buscar esos duplicados. Entre ellos podemos elegir distintos datos que estando incrustados en cada foto le facilitarán la tarea. La primera opción que nos ofrece es la de buscar duplicados entre todas nuestras fotos o entre las fotos seleccionadas. De esa forma podemos acotar desde un principio si es necesario y facilitar así la labor. Además podemos seleccionar parámetros como el tipo de lente que se utilizó, el número de serie de la cámara y otros factores similares. Es importante el campo de las copias virtuales ya que la forma en que Lightroom trata este tipo de copias es (como su nombre indica) virtual y por lo tanto no nos ocupan apenas espacio en disco. Aún así, si queremos localizar o eliminar este tipo de copias podemos hacerlo. Por último podemos especificar que ignore imágenes que estén etiquetadas con alguna palabra clave o que estén en algún formato concreto. Con esta última función podemos evitar que nos localice por ejemplo las copias que hayamos editado en aplicaciones externas previa conversión a formatos TIFF, PSD o incluso JPG. Buscando los duplicados Una vez seleccionadas nuestras preferencias pulsamos OK y comienza la búsqueda. La duración de la búsqueda depende de muchos factores. El tamaño de nuestra librería, si hemos seleccionado buscar en toda ella o sólo en una selección, la velocidad de nuestro ordenador y nuestro disco, etc. Pero una vez terminado la forma en que este plugo-in nos ofrece trabajar con los duplicados en una verdadera delicia. En nuestra pestaña de colecciones encontraremos un nuevo grupo llamado “Duplicate Photos”. Dentro de ese grupo se encuentran distintas colecciones que nos facilitarán mucho la localización de las fotografías duplicadas y la eliminación en su caso de las que prefiramos. Una colección con todas las fotos y a partir de ahí distintas colecciones con las imágenes separadas por: las mas nuevas, las más antiguas, las más editadas y las menos, las versiones más grandes y las más pequeñas (tanto en espacio en disco como en megapíxeles). En definitiva, borrar las imágenes que no queramos conservar será cuestión de segundos....

Lightroom mobile, un paso hacia el futuro de la edición...

Acaba de presentar Adobe una nueva aplicación para iPad que se plantea desde un inicio como complemento a la versión de escritorio de Adobe Photoshop Lightroom. Después de algunos experimentos parece que esta versión pretende ser un complemento para los fotógrafos que quieran catalogar y editar fotografías sin necesidad de estar frente a su ordenador. La movilidad que aporta un iPad puede ser de gran ayuda tanto en el momento de hacer una foto como en el de procesarla. Uniendo las posibilidades de una cámara con las de un tablet y las de Lightroom formaremos un equipo portátil realmente sorprendente. Sin embargo no son todo buenas noticias. Las limitaciones de esta combinación todavía nos dejan un poco de sensación agridulce. Lightroom gratis pero no tanto Antes de decidirnos a instalar esta aplicación en nuestro iPad debemos saber que aunque su descarga es gratuita su utilización implica hacer algún desembolso y es que cuando la instalamos nos pide el acceso a nuestra cuenta de Adobe y una vez conectados comprobará si tenemos suscrito el plan de suscripción al paquete Lightroom + Photoshop. De entrada nos permitirá utilizar la versión instalada durante un mes pero a partir de ahí sólo arrancará si somos suscriptores. En mi caso tengo una licencia de Lightroom 5 y no la suscripción por lo que no se exactamente que sucederá transcurrido ese mes. Ya actualizaré esto cuenco llegue el momento. Conectar Lightroom de escritorio Según indica la propia Adobe, para comenzar a trabajar con la versión movil de Lightroom debemos en primer lugar actualizarnos a la última versión (la 5.4 actualmente) para que sea compatible con la versión movil. Una vez actualizado debemos conectar nuestra versión de escritorio con nuestra cuenta de Adobe. Para ello accedemos a la conexión desde un menú semioculto tras nuestra placa de identidad de Lightroom. Sincronizando colecciones Una vez conectada nuestra aplicación podremos compartir “en la nube” las librerías que queramos editar con nuestros dispositivos móviles. Para ello pulsamos con el botón derecho de nuestro ratón sobre la colección a Sincronizar con Lightroom mobile. A partir de ahí, al utilizar la aplicación de iPad nos aparecerán las imágenes compartidas y podremos procesarlas en él. Interfaz básica de Lightroom mobile Ahora llegan las malas noticias. La realidad es que las opciones de procesado de Lightroom mobile no son ni de cerca las que tenemos en la versión de escritorio. Con una interfaz muy cuidada y lógicamente pensada para ser manejada de forma táctil, las herramientas de Lightroom mobile están divididas en cuatro grupos o módulos de trabajo: – Navegación. En este módulo podemos navegar por las fotografías importadas en nuestro iPad de forma sencilla. – Revelado. Igual que sucede en la versión de escritorio, el módulo de revelado es en el que procesamos las fotografías. Temperatura de color, luces, sombras, negros, etc son algunos de los valores que podemos ajustar con sólo seleccionarlos y variar su valor con el manejador. – Filtros. El tercer módulo permite aplicar procesados predefinidos a nuestras fotos. Personalmente creo que esta no es la función principal que busca un usuario de Lightroom pero cada vez está más de moda la aplicación de este tipo de efectos por parte de los usuarios menos experimentados. – Reencuadre. Finalmente encontramos el módulo de reencuadre que como se puede imaginar es con el que podemos aplicar reencuadres distintos con proporciones predefinidos o bien de forma libre. Compartir desde el iPad Una vez procesadas las fotos podemos compartirlas desde el iPad o bien a través de redes sociales, correo electrónico, mensajes SMS y demás formas de compartir propias de iOS. Para ello accedemos al menú de compartir y de forma muy sencilla seleccionamos el medio para hacerlo. Calidad JPG Viendo todas estas posibilidades de edición y envío podríamos hacernos una idea equivocada. Y es que Lightroom Mobile no está pensado para ser utilizado como alternativa a la versión de escritorio no sólo porque para...

Aprovecha las previsualizaciones inteligentes de Lightroom...

Me hace un amigo una consulta sobre Lightroom que me sirve para escribir un post sobre el tema. Hace unos meses le di unas clases de Lightroom 5 y él recordaba que le hablé de las previsualizaciones inteligentes y de cómo le podían ayudar a él de forma práctica en su trabajo. La situación es la siguiente. Ha realizado un trabajo fotográfico y su cliente quiere que el procesado lo haga un tercero. No es muy común pero es un gran ejemplo de esta función que (en mi opinión) justifica por si sola la actualización a la versión 5 o incluso el cambio desde Aperture a Lightroom. Lo que este amigo quiere es poder encargar el procesado a un tercero sin necesidad de enviar los ficheros RAW. Con esto consigue dos cosas: En primer lugar un ahorro considerable en el tiempo de envío (estamos hablando de una enorme cantidad de RAWs de más de 30 Mb). Además, nos aseguramos de tener siempre el control sobre los ficheros que se publican de nuestras fotos. El proceso es bien sencillo. Lo primero que debemos hacer es seleccionar las fotografías que queramos enviar a procesar. Una vez seleccionadas las exportamos como catálogo (Archivo>exportar coo catálogo). En la ventana de diálogo que se nos muestra debemos dejar seleccionado el botón de Crear/Incluir previsualizaciones inteligentes y no seleccionar el de Exportar archivos de negativo. De esta forma estaremos creando un catálogo nuevo con el que nuestro colaborador podrá trabajar todos los aspectos del revelado como si dispusiese de los RAWs originales. Podrá reencuadrar, asignar palabras clave, hacer todo tipo de ajustes de revelado y cuando tenga todo el trabajo terminado devolvernos la librería y ya en nuestro ordenador exportar los ficheros definitivos partiendo de esos ajustes y de los...