Consigue tus mejores fotos con la cámara de tu móvil...

Hay un dicho muy común entre los fotógrafos y los aficionados a la fotografía que dice que “la mejor cámara del mundo es la que tienes en ese momento”. La aparición de teléfonos con cámara y, sobre todo el aumento de la calidad de los sensores de estas, convierte nuestro teléfono en “la mejor cámara” ya que es la que prácticamente siempre llevamos con nosotros. Sin embargo, no siempre sabemos sacar todo el rendimiento que nos pueden dar. Aquí dejamos unos sencillos consejos con los que exprimirás la cámara de tu teléfono al máximo: Conoce bien tu cámara. Este es un consejo aplicable a cualquier cámara y es que la mayoría de usuarios no leen nunca ni los manuales ni tutoriales de sus cámaras. Independientemente de la cámara que manejes, es importante que sepas todo lo que ésta puede ofrecerte y para ello nada mejor que leerte los manuales. Funciones como cambiar el balance de blancos, poder ajustar el ISO o la duración de la exposición pueden ser cruciales a la hora de conseguir una buena foto. Aprende un poco de fotografía. Si además de conocer bien tu cámara aprendes algunos conceptos básicos de fotografía como qué es la apertura, el ISO o la velocidad de obturación, la mejoría en tus fotos será notable. Ojo a la iluminación Ten en cuenta que aunque la mayoría de teléfonos incluyen un flash; lo cierto es que no es de demasiada utilidad a la hora de hacer buenas fotografías. Tanto el tamaño como la potencia y la escasa distancia al objetivo lo convierten posiblemente en la peor fuente de luz para tus fotografías. Cualquier lámpara que tengas a mano será una opción mejor. Sujeta bien el terminal. La estabilidad de una cámara es uno de los factores más importantes...

Lightroom mobile, un paso hacia el futuro de la edición...

Acaba de presentar Adobe una nueva aplicación para iPad que se plantea desde un inicio como complemento a la versión de escritorio de Adobe Photoshop Lightroom. Después de algunos experimentos parece que esta versión pretende ser un complemento para los fotógrafos que quieran catalogar y editar fotografías sin necesidad de estar frente a su ordenador. La movilidad que aporta un iPad puede ser de gran ayuda tanto en el momento de hacer una foto como en el de procesarla. Uniendo las posibilidades de una cámara con las de un tablet y las de Lightroom formaremos un equipo portátil realmente sorprendente. Sin embargo no son todo buenas noticias. Las limitaciones de esta combinación todavía nos dejan un poco de sensación agridulce. Lightroom gratis pero no tanto Antes de decidirnos a instalar esta aplicación en nuestro iPad debemos saber que aunque su descarga es gratuita su utilización implica hacer algún desembolso y es que cuando la instalamos nos pide el acceso a nuestra cuenta de Adobe y una vez conectados comprobará si tenemos suscrito el plan de suscripción al paquete Lightroom + Photoshop. De entrada nos permitirá utilizar la versión instalada durante un mes pero a partir de ahí sólo arrancará si somos suscriptores. En mi caso tengo una licencia de Lightroom 5 y no la suscripción por lo que no se exactamente que sucederá transcurrido ese mes. Ya actualizaré esto cuenco llegue el momento. Conectar Lightroom de escritorio Según indica la propia Adobe, para comenzar a trabajar con la versión movil de Lightroom debemos en primer lugar actualizarnos a la última versión (la 5.4 actualmente) para que sea compatible con la versión movil. Una vez actualizado debemos conectar nuestra versión de escritorio con nuestra cuenta de Adobe. Para ello accedemos a la conexión desde un menú semioculto tras nuestra placa de identidad de Lightroom. Sincronizando colecciones Una vez conectada nuestra aplicación podremos compartir “en la nube” las librerías que queramos editar con nuestros dispositivos móviles. Para ello pulsamos con el botón derecho de nuestro ratón sobre la colección a Sincronizar con Lightroom mobile. A partir de ahí, al utilizar la aplicación de iPad nos aparecerán las imágenes compartidas y podremos procesarlas en él. Interfaz básica de Lightroom mobile Ahora llegan las malas noticias. La realidad es que las opciones de procesado de Lightroom mobile no son ni de cerca las que tenemos en la versión de escritorio. Con una interfaz muy cuidada y lógicamente pensada para ser manejada de forma táctil, las herramientas de Lightroom mobile están divididas en cuatro grupos o módulos de trabajo: – Navegación. En este módulo podemos navegar por las fotografías importadas en nuestro iPad de forma sencilla. – Revelado. Igual que sucede en la versión de escritorio, el módulo de revelado es en el que procesamos las fotografías. Temperatura de color, luces, sombras, negros, etc son algunos de los valores que podemos ajustar con sólo seleccionarlos y variar su valor con el manejador. – Filtros. El tercer módulo permite aplicar procesados predefinidos a nuestras fotos. Personalmente creo que esta no es la función principal que busca un usuario de Lightroom pero cada vez está más de moda la aplicación de este tipo de efectos por parte de los usuarios menos experimentados. – Reencuadre. Finalmente encontramos el módulo de reencuadre que como se puede imaginar es con el que podemos aplicar reencuadres distintos con proporciones predefinidos o bien de forma libre. Compartir desde el iPad Una vez procesadas las fotos podemos compartirlas desde el iPad o bien a través de redes sociales, correo electrónico, mensajes SMS y demás formas de compartir propias de iOS. Para ello accedemos al menú de compartir y de forma muy sencilla seleccionamos el medio para hacerlo. Calidad JPG Viendo todas estas posibilidades de edición y envío podríamos hacernos una idea equivocada. Y es que Lightroom Mobile no está pensado para ser utilizado como alternativa a la versión de escritorio no sólo porque para...

Pixlr, una alternativa gratuita a Photoshop feb17

Pixlr, una alternativa gratuita a Photoshop

Parece mentira que a estas alturas tengamos que escuchar excusas para la piratería de software tan peregrinas como “es que el precio es demasiado caro”. Es cierto que hace unos pocos años, el precio de las aplicaciones era frecuentemente prohibitivo y que sólo algunas empresas (ni siquiera todas las empresas9 podían permitirse comprar el software necesario para trabajar. Poco a poco, la competencia fue obligando a las empresas de todo tipo a ajustar sus precio y la cosa tenía pinta de complicarse aún más. Sin embargo la evolución fue otra. Poco a poco los fabricantes se fueron dando cuenta de que en la mayoría de los casos resulta más rentable reducir el precio y obtener más beneficios a base de vender más unidades. Además, la aparición de aplicaciones alternativas de bajo coste o incluso gratuitas también ha sido un alicante importante para esas bajadas de precio. Hoy vamos a hablar de una aplicación sencilla pero que para multitud de usuarios puede ser más que suficiente. Se trata de Pixlr. Una web que pone a nuestro al canse herramientas para la edición de fotos de forma completamente gratuita, online y multiplataforma. Además Lo primero que encontramos al acceder a Pixlr.com es la opción de elegir entre tres aplicaciones distintas para trabajar: Pixlr Editor, Pixlr Express y Pixlr O-Matic   Lógicamente el siguiente paso es elegir en cual de las tres aplicaciones queremos trabajar. Pixlr Editor La “alternativa” más próxima a Photoshop es sin duda este editor. Se tata de una aplicación en la que incluso la interfaz nos hace recordar a versiones de la coincida herramienta de Adobe. Eso si, versiones muy anteriores. Sin embargo es un hecho que la mayoría de usuarios de Photoshop no hacen uso de sus avances en vídeo o en 3d y posiblemente un porcentaje elevadísimo tendrán suficiente con las herramientas que Pilxr Editos nos ofrece. Para comenzar demos decidir si editamos una imagen de nuestro disco o si preferimos comenzar con un documento vacío. El tamaño máximo con el que nos permite comenzar es de 4000×4000 pixeles lo que nos permite imprimir copias hasta tamaño A3 con calidad más que aceptable. Entre las herramientas que Pixlr Editor nos ofrece están las de selección (rectangular, ovalada, mano alzada y por color), pinceles, lápices, rellenos de color, tampón de clonar, herramientas de sobre y subexposición, de enfocado y desenfocado y multitud de filtros muy similares a los de cualquier aplicación “de pago”. Además permite trabajar con capas y aplicares a éstas tanto niveles de opacidad como distintos modos. Sólo con esto ya habríamos sido felices hace unos poco años los usuarios de fotografía digital pero no termina ahí la cosa. Pixlr Editor también permite trabajar los niveles y las curvas para hacer ajustes y correcciones de color a nuestras imágenes. Como puntos débiles hemos encontrado dos detalles que si nos gustaría ver solucionados en versiones posteriores: La ausencia de herramienta de plumilla o selección con curvas bezier y la imposibilidad de trabajar con archivos RAW. Bien es cierto que con estas dos cosas ya estaríamos hablando de una herramienta profesional de primer nivel. A la hora de guardar nuestros ficheros, Pixlr Editor nos permite guardar en los formamos estándar (JOG, TIFF, PNG, BMB y el formato propio PXD que conserva las capas) y nos deja también seleccionar guardar nuestro trabajos o bien en nuestro disco duro o bien publicarlos directamente en nuestra librería de Pixlr (previo registro) o en nuestras cuentas de Flickr, Facebook o Picasa. otro de los puntos fuertes de esta aplicación es la disponibilidad en multitud de idiomas entre los que encontramos el castellano. Pixlr Express Esta segunda opción es una excelente alternativa para los usuarios aficionados a aplicaciones del estilo de Intagram. Se trata de una aplicación con la que aplicar numerosos efectos de forma sencilla. Divididos en seis grupos encontramos efectos de lo más variado. Desde la conversión a blanco y...

Fotografía con iPad para zurdos...

Las cámras de fotos nunca tienen en cuenta al público zurdo. Tanto compactas como reflex sólo permiten accionar el obturador con los dedos de la mano derecha. En el caso de nuestro iPad por defecto también tenemos esa limitación. Sin embargo hay un pequeño truco que podemos utilizar para disparar con la mano izquierda. Podemos desactivar la detección de rotación y así conseguir que el botón de disparo quede a nuesta izquierda. Sólo debes tener en cuenta un par de cosas. Lo primero es que todos los textos de la interfaz quedarán boca abajo. La segunda es más molesta y es que si grabas vídeo en lugar de hacer fotos, éste te quedará boca abajo. En el caso de utilizar un iPhone, no necesitarás bloquear la detección de giro pero si debes tener en cuenta esto último al grabar...

Borrador mágico en la nueva beta de Photoshop

En Fotofanáticos hemos podido probar una nueva beta de Photoshop y la herramienta que más nos ha sorprendido es la goma de borrar coches. Al parecer analiza toda la imagen y erecta todos los coches que aparecen en la foto. para ello accede vía conexión a Internet con una base de datos de más de 3000 vehículos actualmente en circulación y os reconoce en la imagen. A partir de ahí podemos borrarlos literalmente con sólo pasar el borrador de coches sobre ellos. El resultado es realmente sorprendente y posiblemente deje boquiabierto a más de uno. Os dejo un vídeo de muestra. Espero que os guste 😉 Editado:  Bueno, pues me imagino que a estas alturas todos sabréis que se trataba de una inocentada. Ya me gustaría que existiera una herramienta así 😉 feliz salida y entrada de año....

Máscaras en Photoshop (parte 2)

En el post anterior hablamos de la parte más básica de las máscaras en Photoshop. En él vimos como comenzar a crear una selección y cómo modificarla de forma sencilla. Pero ahí nos quedamos. Cuando lo realmente potente de las máscaras es poder editarlas como si se tratase de una imagen. Para ello tenemos dos opciones: el modo de máscara rápida y la edición de canales nuevos. El modo de máscara rápida Si recordais, en el post anterior comentamos como hace unos años, en el retoque fotográfico se utilizaba a menudo el aerógrafo para pintar suavemente sobre las fotos reservando algunas zonas sin pintar. para ello se utilizaba un papel transparente que protegía la imagen por algunas zonas. Pues bien, el modo de máscara rápida representa de forma gráfica exactamente lo mismo. Vamos a verlo en la práctica. Para ello necesitamos una imagen en la que hayamos hecho una selección. Ya sabemos como hacerlo. Una vez hecha la selección pulsamos el botón de máscara rápida. Lo que veremos en ese momento es nuestra foto cubierta por un velo de color semitransparente. Ese velo representa la máscara. Si queremos cambiar el color del velo podemos hacerlo con un doble clik en el botón de acceso al modo de máscara rápida. El motivo para necesitar cambiar ese color es obvio: que os tonos de nuestra foto coincidan con los del velo. Si queremos hacer una máscara sobre una escena vegetal no deberíamos utilizar una máscara verde. Aunque en un principio puede resultar algo confuso comprender lo que estamos viendo, en seguida comprenderemos que lo que vemos velado es lo que estamos protegiendo y lo que vemos con su color normal es lo que la máscara protegerá. Para volver al modo de trabajo normal y poder editar lo seleccionado (o lo no enmascarado) basta con pulsar otra vez sobre el mismo botón de máscara rápida. Si queremos guardar una máscara podemos hacerlo mediante el menú Selección>Guardar selección. Allí podemos darle un nombre y acceder cuando queramos volver a utilizar la selección. Una vez guardada una selección nos parecerá en la ventana de canales bajo los canales rojo, verde y azul (o los canales del modo de color que estemos utilizando). Como el resto de canales, nuestra nueva máscara quedará representada por una imagen en escala de grises. La potencia de 8 bits Igual que al editar fotografías digitales, los programas dedican por lo menos 8 bits a cada canal (R,G,B) también dedican otros 8 bits al canal de las máscaras.  Esto quiere decir que cada pixel de una máscara puede tener 256 tonos distintos. O lo que es lo mismo, 256 niveles de selección. Pensando en nuestra representación en escala de grises esto quiere decir que lo que en ella vemos negro estaría completamente enmascarado y lo que vemos blanco quedaría expuesto. Pero toda esa gama de grises serían pixeles que quedarían semi expuestos. Esa exposición lo que nos permite es aplicar cualquier tipo de tratamiento sobre los pixeles seleccionados en mayor o menor medida. Es decir, podemos pintar la zona seleccionada, ajustar el tono, la saturación el contraste, etc. Las posibilidades que se abren con este tipo de máscaras son infinitas ya que podemos hacer selecciones más precisas, más difusas, con todo tipo de formas y sobre todo, podemos editarlas como si se tratase de cualquier imagen en escala de grises. Sobre una máscara podemos dibujar, escribir, copiar y pegar, podemos utilizar una imagen como selección de otra. De momento no vamos a complicar más este post. Ya tienes materia para practicar unos días. En poco tiempo continuamos con el tema....