Tags

Related Posts

Share This

Boosters y adaptadores de objetivos

adaptador de sony a a sony e mount

Desde la aparición de las cámaras EVIL surgió la posibilidad de utilizar objetivos cuya montura no es igual a la de la propia cámara. La ausencia de espejo elimina la necesidad de que el objetivo se entienda con la cámara para su control y, por lo tanto, facilita la aparición de adaptadores que permiten utilizar todo tipo de objetivos.

La primera ventaja o buena noticia es que se puede dar una nueva vida a los objetivos antiguos; objetivos que teníamos olvidados en el armario y que, a menudo, tienen una calidad excepcional ya que se utilizaban con cámaras analógicas cuyo carrete ocupaba el espacio de un sensor de tamaño Full Frame.

Además, existen adaptadores que permiten utilizar objetivos de unas marcas en cámaras de otro fabricante, facilitando así la compra y el aprovechamiento de material, independientemente de la marca de nuestra cámara.

Inconvenientes

Como es de esperar todo esto que parece tan increíble tenía que tener algún lado malo. Y efectivamente lo tiene. Y es que, aunque las cámaras EVIL son capaces de aprovechar la óptica de esos objetivos con un sencillo adaptador, lo que no son capaces de aprovechar la mayoría de adaptadores es la función de enfoque automático. La utilización de estos adaptadores implica tener que enfocar en modo manual. La buena noticia es que cada vez son más las ayudas al enfoque del tipo Peacking Focus con la cual la pantalla nos muestra unos pequeños píxeles iluminados en las zonas de la foto que están correctamente enfocadas.

Adaptadores con espejo

Una de las alternativas que se han desarrollado para solucionar el problema de la ausencia de enfoque automático es la creación de adaptadores más complejos que añaden un espejo (en el caso de Sony es semitransparente). Este tipo de adaptadores, además de posibilitar el enfoque automático, añaden la velocidad de enfoque que hasta ahora sólo era posible en cámaras con espejo.

adaptador con espejo

Una vez más toca hacerse la misma pregunta: ¿y no tienen nada malo estos adaptadores?, ¿por qué no se hacen todos así?. Pues bien, estos adaptadores con espejo, en primer lugar, son más caros ya que llevan mecanismos más complejos, pero además son más pesados y al utilizarlos reducimos una de las ventajas más importantes de las cámaras CSC o EVIL que es su ligero peso. Como tercer inconveniente, estos adaptadores con espejo están condicionados a un formato de sensor y, por lo tanto, un adaptador creado para formato APSC no es válido para una cámara FF.

Boosters, ¿vitaminas para tu sensor?

Con el sorprendente nombre de Boosters (potenciadores) han irrumpido en el mercado una serie de adaptadores que, además de facilitar el uso de objetivos de unas marcas en cámaras de otras marcas, han añadido una lente intermedia. Este tipo de lente permite utilizar objetivos de distintos formatos y fabricantes pero añadiendo algunos cambios muy interesantes. Simplificando mucho, podríamos decir que esa lente funciona como una lupa; una lupa que amplía el sensor visto desde el exterior y reconduce los rayos de luz que entran en la cámara de forma que en lugar de entrar de forma paralela, los envía hacia el sensor.
booster

con y sin booster

La misma fotografía tomada con la misma cámara y el mismo objetivo nos permitió, utilizando el booster, capturar el fotograba completo (FF) y bajar en dos pasos la velocidad de obturación.

Los resultados de esta redirección de los rayos de luz son varios. El primero es que se conserva la focal real del objetivo. Es decir, el efecto de recorte o de multiplicación que se produce al utilizar un sensor menor que el FF (APSC, 4/3, etc.) queda eliminado. El aprovechamiento tanto del sensor como del objetivo es total y el efecto conseguido es el de tener una cámara con sensor FF, con lo que esto implica incluso para la profundidad de campo.

El segundo efecto es casi más sorprendente aún. Igual que cuando intentamos hacer fuego con una lupa, lo que hacemos es condensar la luz del sol para que llegue en un punto menor, cuando utilizamos un adaptador booster la luz que entra se concentra en una zona menor y, por lo tanto, esa luz llega al sensor “vitaminada”. El resultado es un aumento de la luminosidad de hasta un punto. Así, un objetivo cuya apertura máxima sea f2.8 se convierte en un f2.0.

El lado malo de algunos de estos booster es que podemos perder la capacidad de enfocar en automático y algunos de los datos EXIF de la toma.

(Extracto del libro Fotografía Digital)

Fotografía Digital