La mayoría de usuarios que utilizan sus cámaras en modos preprogramados (modo retrato, paisaje, deportes, etc.) lo hacen porque sencillamente obtienen buenos resultados y no se paran a analizar por qué les gustan esos resultados que su cámara les da con ellos. Sin embargo es posible que conociendo unos pocos conceptos muy sencillos descubran que pueden obtener resultados espectaculares decidiendo en cada momento qué es lo que quieren obtener y no dejando al azar o al buen hacer de su máquina las decisiones «importantes» de su foto.

La idea de este post me surgió a raíz del envío por parte de la madre de una compañera del cole de mis niñas. Me mandaba por mail una foto acompañada por un texto que decía: «Estimado Ramón: Te mando esta foto que hice de tu hija. Está preciosa porque ha quedado muy bien enfocada ella y sin embargo todo el fondo ha quedado desenfocado.»

Aquel correo me hizo mucha ilusión (la foto estaba precioso) pero realmente me sorprendió que una persona capaz de comprar una cámara réflex atribuyera a una especie de magia lo bien que quedaba el fondo desenfocado.

Por eso escribo este post. Porque la única magia que tiene el conseguir uno de esos fondos es reducir la profundidad de campo (DOF).

¿Y qué es la profundidad de campo?

De forma muy sencilla podemos decir que la profundidad de campo es el espacio que en una foto está enfocado. Fuera de esa profundidad de campo los elementos aparecerán desenfocados.

¿De que depende la profundidad de campo?

Los factores que hacen que en una foto la profundidad de campo sea mayor mo menor son los siguientes:

  • Apertura. Como indica el título del post, la apertura es uno de los principales factores que afectan a la profundidad de campo. A mayor apertura (ojo, una mayor apertura es un número menor f. f1.4 es una apertura mayor que f9) menor profundidad de campo. Es decir, cuanto menor es el número f menor es la profundidad de campo. De hecho, lo que hace el modo retratos es sencillametne priorizar la apertura para abrir lo máximo que permita el objetivo.
  • Distancia focal. La distancia focal también afecta a la profundidad de campo de forma que a mayor distancia focal (mm) menor profundidad de campo. Si utilizamos un teleobjetivo conseguiremos más fácilmente fondos desenfocados. Si utilizamos un angular conseguiremos mayor profundidad de campo.
  • Tamaño del sensor. Seguro que has oido más de una ve oir que un sensor de tamaño mayor proporciona mejores fotos. Pues es cierto y al mismo tiempo no lo es. Es cierto porque a menudo un sensor de mayor tamaño tiene píxeles fotosensibles de mayor tamaño capaces de capturar más información con menor ruido pero sobre todo proporciona «mejores» fotos por otros motivos relacionados principalmente con la profundidad de campo y el factor de recorte. Ya hablaremos más adelante del resto de factores que afectan a una foto en función del tamaño de sensor pero lo que podemos decir en este post es que un sensor mayor proporciona una menor profundidad de campo.

Jugando con estos tres factores podrás tener bajo control la profundidad de campo de tus fotos en todo momento. Si tienes dudas, en internet encontrarás páginas gratuitas en las que calcular de forma exacta la profundidad de campo antes de hacer una foto. También hay aplicaciones para teléfonos inteligentes con las que calcular la profundidad de campo.

 ¿Cuando buscar una gran profundidad de campo y cuando no?

Si habéis leido más artículos míos ya sabréis que no me gusta hablar de lo que se debe o no se debe hacer en fotografía. Para mi la fotografía es un arte y como tal, cada uno tiene su forma de interpretarlo. Por tanto, no me parece correcto decir que una forma de hacer las fotos sea por definición mejor que otra. Sin embargo, dado el perfil de usuario al que se dirige este artículo podemos decir que utilizar profundidades de campo cortas en los retratos suele dar resultados preciosos mientras que para paisajes, lo más usual es tratar de conseguir la mayor cantidad de partes enfocadas. Por eso es recomendable utilizar angulares y aperturas cerradas para conseguir buenos paisajes.

Ver la profundidad de campo antes de disparar

Casi todas las cámaras réflex incluyen un botón de previsualización de DOF. Al pulsarlo, la cámara nos muestra a través del visor (óptico o electrónico) la imagen real que capturará. Es una forma mucho más intuitiva de visualizar lo que obtendremos que con las aplicaciones de cálculo. Este botón se suele encontrar en la parte delantera de la cámara, junto al objetivo y por la parte de abajo. Pruebalo. No es un adorno 😉

@contracox