Tags

Related Posts

Share This

3 motivos para no disparar en modo “Manual”

Esta mañana he compartido en Facebook un artículo ya algo antiguo en el que se hablaba de los modos de disparo y cuando utilizar uno u otro. En seguida he tenido algún comentario y normalmente los que hacen comentarios a este respecto suelen ser los partidarios del modo manual.

El modo manual es el que permite tener todo el control sobre nuestra cámara. Somos nosotros los que decidimos en cada foto la sensibilidad ISO, la velocidad de obturación, la apertura y el balance de blancos. No me meto en temas de calidad de la imagen, nitidez y demás porque doy por hecho que quien dispara en modo manual también utiliza el formato RAW y por tanto esos ajustes que quedan (junto con el balance de blancos) para el procesado de la foto.

El caso es que siempre he defendido que tan interesante es el modo manual en nuestra cámara como algunos de los que los profesionales (no todos) critican o incluso se burlan de quién los utiliza.

Por eso hoy voy a dar 3 motivos para NO UTILIZAR EL MONO MANUAL:

1. Déjame a mi solito pero échame una mano. Las cámaras de hoy en día incluyen un fotómetro que no es otra cosa que un aparato que sirve para medir la luz. A partir de ahí nos indican (cada una a su manera) si nuestra foto va a quedar correctamente expuesta o no. De hecho, además del fotómetro nos permiten ajustar en los modos de medición, si queremos medir la cantidad de luz en un solo punto, en todo el fotograba o si preferimos hacer una mezcla de las dos con la medición “ponderada al centro”. Si sabes un poco de fotografía te sonará esto. Si sabes bastante estarás pensando ahora mismo que tu modo de medición es siempre el puntual. Bien. Pues ahí quería yo llegar. Si utilizamos el fotómetro de la cámara para saber que exposición es la más adecuada, estamos confiando en ella. Luego podremos sobreexponer o subexponer. Pero basándonos en lo que cuesta cámara nos ha dicho. Entonces… ¿Tiene mucho sentido presumir de que disparamos en manual si lo que vamos a hacer es “obedecer” a la cámara?.

2. ¿Dónde está ese botón? Cuando se trabaja con una cámara con dos diales dedicados (uno a la velocidad y otro a la apertura) es muy cómodo controlar de forma manual controlando con un dedo cada uno de los dos parámetros. Sin embargo, si nuestra cámara tiene un sólo dial la cosa resulta mucho menos ágil. En esos casos siempre recomiendo utilizar el modo de prioridad de apertura o de velocidad. El otro parámetro, en lugar de decirnos la cámara cuál debería ser (como haría en modo manual) nos lo aplicará directamente.

3. Céntrate en tu foto. Si no tienes mucha experiencia, es posible que haya conceptos que todavía no tengas completamente interiorizados y por lo tanto que tengas que pensar o calcular antes de hacer una foto. Por ejemplo, si no tienes bien claro como afecta la apertura a la profundidad de campo, a la hora de conseguir la foto que tu buscas y que los resultados sean los esperados, posiblemente tengas que hacer tus cálculos para saber cómo hacer la foto. En esos casos es mucho más práctico utilizar los modos de prioridad de apertura o de velocidad para poder olvidarnos del resto. Así nos concentraremos mucho más en conseguir nuestra foto.

Posiblemente haya quien tenga muchos más para Si, disparar en modo manual. Yo mismo, lo utilizo con frecuencia. Pero lo hago cuando quiero disfrutar de la fotografía de una forma concreta, pausada, utilizando un fotómetro externo y si me apuras… disparando con carrete 😉